Diario Vasco

Bruselas, 13 mar (EFE).- El ministro de Finanzas búlgaro, Vladislav Goranov, cuyo país ejerce la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea (UE), descartó dar luz verde hoy a las nuevas normas comunitarias para reducir los riesgos en el sector bancario, pero manifestó su esperanza de que se aprueben en mayo.

"Algunos países insisten en que no estamos listos hoy, pero esperemos que en mayo estemos preparados para conseguir más", declaró a su llegada a la reunión de titulares económicos de los Veintiocho que se celebra este martes en Bruselas.

En términos similares se expresó el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, el letón Valdis Dombrovskis, quien, no obstante, alabó el trabajo de la presidencia búlgara para "alcanzar un acuerdo".

"Probablemente no estamos ahí todavía hoy, pero es importante debatir y abordar las diferencias pendientes, de modo que se pueda alcanzar un acuerdo en los próximos meses, en cualquier caso, antes de junio", explicó el político letón.

El próximo junio, los jefes de Estado y de Gobierno de los países que permanecerán en el club comunitario tras la salida del Reino Unido asistirán a una cumbre en la que está prevista la toma de decisiones sobre el futuro de la eurozona.

El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, señaló que se han hecho progresos bajo la presidencia búlgara de la UE, pero aún "hay divergencias" y subrayó que para superar los escollos técnicos primero deben darse las condiciones políticas "que aún no están ahí".

Pese a ello, confió en que la nueva normativa pueda aprobarse definitivamente "en unas semanas" y precisó que la propuesta de compromiso hecha por Bulgaria es un "buen punto de partida".

El denominado paquete bancario es un conjunto de propuestas presentadas por la CE en noviembre de 2016 con medidas para reducir el riesgo en el sector e introducir en la legislación europea algunas acciones acordadas a nivel internacional.

Entre otras iniciativas, modifica las reglas europeas de fondos propios y pasivos elegibles (MREL) que deben tener las entidades para hacer frente a pérdidas en casos de resolución y para introducir las normas internacionales sobre capacidad total de absorción de pérdidas (TLAC) que se aplica a las grandes entidades.

Este punto es uno de los contenciosos, ya que los países discrepan sobre cómo deben constituirse estas reservas y qué entidades deben considerarse como de riesgo para todo el sistema financiero.