Diario Vasco

Córdoba, 13 mar (EFE).- El director general deportivo del Córdoba, Luis Oliver, afirmó que le sorprende que varios clubes de LaLiga 1/2/3 hayan denunciado al Córdoba ante la Liga de Fútbol Profesional (LFP), presuntamente por superar el tope salarial en los fichajes de enero, y lo atribuyó a que ahora empiezan a "asustar".

En la rueda de prensa del anuncio de la ampliación de contrato de Sergi Guardiola, Oliver consideró este martes que esa "noticia es torticera y desestabilizadora", y relacionó esas denuncias con que "esos clubes que dicen" que "han denunciado" ahora "ven un equipazo" en el Córdoba, que empieza "a asustar por su grado de moral".

"Ya no haremos más el ridículo", aseguró el dirigente cordobesista, que recordó que la Liga les "prohibió fichar por los González", propietarios del club hasta su venta a finales del pasado enero, y que luego tuvieron que "fichar en sólo cinco días".

Además de resaltar que "el esfuerzo que han hecho los futbolistas que vinieron no se puede pagar con dinero", se preguntó por qué "todos esos clubes que han denunciado no ficharon a esos jugadores antes del 25 de enero", ya que hasta entonces estaban "libres".

Según Oliver, para el Córdoba es "una buena noticia que el Consejo Superior de Deportes investigue" las cuentas del club y "que haya clubes preocupados", a los que recordó que la LFP trató a la entidad blanquiverde de forma "estricta" y, por ello, no pudieron "tramitar la inscripción de dos jugadores que se quedaron fuera": el uruguayo Bruno Montelongo y el francocamerunés Franck Bambock.

Sobre la ampliación del contrato de Sergi Guardiola hasta 2022, subrayó que el delantero es "el primero en coger la bandera de la salvación y el mejor ejemplo de que los jugadores se lo creen", por lo que deben "agradecerle el esfuerzo, porque el gol se cotiza mucho y él es la primera piedra de este proyecto a cinco años".

El director deportivo del Córdoba añadió que hablarán con otros jugadores considerados "importantes para el futuro, porque hay salarios muy desproporcionados, gente que rinde mucho y cobra poco, y al revés", y puso como ejemplo al canterano Álvaro Aguado, que tiene un sueldo de 1.800 euros y "lógicamente no puede cobrar sólo eso".

Añadió que Guardiola, cuya cláusula de rescisión ha subido hasta los 15 millones de euros, era "la prioridad porque era muy atractivo" y tienen que "proteger el patrimonio del club, además de mandar un mensaje a la afición del que el proyecto es serio".