Diario Vasco

Berlín, 13 mar (EFE).- La canciller Angela Merkel habló hoy por teléfono con la primera ministra británica, Theresa May, sobre el envenenamiento de un espía doble ruso Serguéi Skripal en Salisbury, condenó el atentado y consideró que Rusia debe dar una "respuesta rápida" ante las sospechas.

Según un comunicado de la cancillería, Merkel aseguró a May que tomaba "extremadamente en serio" la estimación del Gobierno británico sobre una responsabilidad rusa en los hechos.

"Rusia tiene ahora que dar respuesta rápida a las preguntas del Gobierno británico y responder al pedido de hacer transparente el programa de armas química ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OVCW)".

Merkel y May acordaron mantenerse en contacto permanente y coordinarse con los aliados europeos.

El Gobierno británico ve "altamente probable" que Rusia esté detrás del envenenamiento de Skripal y lo interpretará como un ataque "directo" contra el Reino Unido si confirma sus sospechas, según manifestó ayer May ante el Parlamento.

Ya antes, el ministro de Exteriores alemán en funciones, Sigmar Gabriel, había condenado el ataque, tras hablar con su homólogo británico, Boris Johnson.

"Condenamos enérgicamente este ataque con un arma química prohibida", declaró Gabriel, quien subrayó que "lo que está claro es que los autores deben rendir cuentas" y que "de confirmarse que Rusia está detrás, sería un suceso muy grave".

Subrayó que las autoridades alemanas están "muy preocupadas" con este suceso y expresó su solidaridad con sus "amigos británicos" en esta cuestión.