Diario Vasco

(actualiza con reivindicación del EI y más detalles)

Saná, 13 mar (EFE).- Al menos tres personas murieron y más de veinte resultaron heridas, entre ellas civiles, hoy en un ataque asumido por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la entrada de una base de las fuerzas de seguridad respaldadas por Emiratos Árabes Unidos en la ciudad sureña yemení de Adén, informaron a Efe fuentes médicas.

Un coche bomba estalló ante una de las sedes de las milicias del "cinturón de seguridad", financiadas y formadas por Emiratos Árabes Unidos, que encabeza junto con Arabia Saudí la coalición árabe que lucha contra los rebeldes hutíes chiíes, según dijeron testigos a Efe.

Este centro era utilizado como cocina donde se preparaba la comida para los miembros de las milicias, en el norte de la ciudad.

Según los testigos, el atentado se produjo cuando los integrantes de las milicias se encontraban en la puerta principal para recibir las comidas diarias, que posteriormente repartirían a sus compañeros que se ubican en puestos de control tanto dentro como fuera de la urbe yemení, asediada por los rebeldes.

El EI asumió la autoría poco después del atentado en un comunicado difundido en la red de mensajería Telegram, y cuya autenticidad no pudo ser verificada, en el que afirmó que el identificado como "Hamza al Muhayer se lanzó con su vehículo bomba hacia una sede que proporciona productos alimentarios".

En la misma nota el grupo yihadista apuntó que este ataque suicida causó "más de 30 apóstatas" muertos y heridos en Adén, sede del Gobierno provisional del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Las unidades de "cinturón de seguridad" son fieles al exgobernador de Adén Eidarus al Zubeidi, que fue expulsado por Hadi por apoyar la secesión del sur del país y por ser líder de un movimiento activo que pide la independencia para formar su propio Estado, que es apoyado por Emiratos.

De hecho, a finales de enero la ciudad costera fue escenario de enfrentamientos entre los separatistas del sur del Yemen y las fuerzas gubernamentales respaldadas por Riad.

Esto se enmarca en un conflicto más amplio entre los rebeldes hutíes y las fuerzas gubernamentales, que se disputan áreas del sur y de otras partes del país, además de la presencia de grupo armados yihadistas, como Al Qaeda en el sur y este.

Los rebeldes chiíes -apoyados por Irán- ocuparon en septiembre de 2014 la capital de Yemen, Saná, por lo que el Gobierno yemení se trasladó a Adén, donde aun no ha conseguido imponer su autoridad.