Diario Vasco

Madrid, 13 mar (EFE).- El escritor Andrés Ibáñez es uno de los narradores más importantes actualmente en lengua castellana, pero se desdobla y con su nombre espiritual, Shankara Om, en sánscrito, acaba de escribir "Construir un alma", fruto de sus años en busca del conocimiento a través del yoga y la meditación.

Publicado por Galaxia Gutenberg,."Construir un alma". Manual de meditación para el siglo XXI", y que ya se ha colocado en Amazon como uno de los más vendidos, es uno de los libros más especiales y singulares de Ibáñez, autor de "Brilla mar del Edén", premio Nacional de la Crítica en 2015.

Se trata de un volumen escrito con la misma intensidad poética con la que toca todas sus obras Ibáñez (Madrid, 1961) y en el que habla de la urgencia de practicar la meditación para cambiar la forma de vida que pide a gritos el planeta tierra.

"Debemos aprender a amar, a vivir en paz y a respetar la naturaleza o sucumbiremos todos, escribe en la introducción del libro; pero por encima de todo "debemos aprender a dejar de matarnos", subraya.

Así, el autor de "La duquesa cierva", título del que está escribiendo la segunda parte, invita en este libro a buscar e indagar en el mundo interior del ser humano más allá de la razón y de las ideas filosóficas para conocerse a sí mismo; una búsqueda que ya comenzó el autor con el camino del arte.

"El arte nos ha ayudado siempre. A mí nunca me ha fallado. El arte me ha llevado a la meditación porque entras de manera natural al mundo de la vida interior y a la búsqueda de la elevación. Yo veo muchas obras de arte que son como manuales de meditación, como las novelas de Mircea Cartarescu, por ejemplo, que es una forma de entrar en los sueños, o como conocerse a sí mismo, y eso está en la poesía", explica a Efe el autor de "La sombra del pájaro Lira" o "El parque prohibido".

"Pero la meditación -precisa- es una técnica específica que tiene que ver con un trabajo interior y el arte puede crear estados maravillosos pero no proporciona una herramienta como la meditación", aclara.

Ibáñez, que durante mucho tiempo ha indagado en el camino espiritual a través no solo del yoga y la meditación, sino en el Cuarto Camino y las prácticas del chamanismo mexicano y peruano, explica todas sus experiencias y teorías y propone como un manual las técnicas para practicar una buena meditación.