Diario Vasco

Bruselas, 27 feb (EFECOM).- Los eurodiputados de la Comisión de Empleo de la Eurocámara se mostraron hoy favorables a elaborar un marco legislativo sobre los sistemas de formación profesional (FP), de forma que estos cumplan su función de facilitar la transición hacia la primera entrada en el mercado laboral.

Los eurodiputados dieron así su apoyo a una propuesta de la Comisión Europea en la que se insta a los Estados miembros a aplicar una serie de criterios "completos y coherentes" para una FP de calidad, un sistema educativo que requiere "buena gobernanza para evitar su uso indebido como formas de trabajo barato o para sustituir a un trabajador a tiempo completo".

La resolución sobre un Marco Europeo para la Formación Profesional Efectiva y de Calidad salió adelante por 42 votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones, y fue impulsada por los eurodiputados españoles Sergio Gutiérrez (PSOE) y Tania González (Podemos), entre otros.

Para que estos programas tengan "resultados significativos", la resolución propone emplear un contrato que defina el papel y las responsabilidades del aprendiz y del empleador, así como los términos concretos de la oferta.

En concreto, debe reflejar la duración de las prácticas, los objetivos de aprendizaje y la compensación adecuada por el trabajo realizado.

La resolución insta también a fomentar los periodos formativos en campos "orientados hacia el futuro", como la economía verde y la circular (basada en la reutilización de los desechos), así como a impulsar una participación más equilibrada de grupos "infrarrepresentados" en las becas de formación.

Además, instaron a emplear los programas EURES y Erasmus Plus para dar un impulso a la movilidad en FP tanto en el nivel nacional como el europeo, y reclamaron "financiación apropiada" para diseñar e implementar los programas de aprendizaje con un coste compartido de manera justa entre los empleadores y las autoridades públicas.

Los eurodiputados subrayaron también la necesidad de mejorar el atractivo de esta salida profesional y de reducir el "clasismo" que habitualmente favorece la formación universitaria por encima de la FP y las "prácticas vocacionales".