Diario Vasco

Madrid, 15 feb (EFE).- El Teatro de la Zarzuela rescata "La Tempestad", obra cumbre del compositor Ruperto Chapí, en versión concierto tras 90 años de silencio con un reparto de primer nivel internacional que encabezan Carlos Álvarez, José Bros y Mariola Cantarero.

"Este melodrama es un monumento de nuestra historia que, hace 136 años, fue una obra de repertorio constante", ha explicado hoy Daniel Bianco, director del teatro, en la presentación de la obra que ofrecerá la Zarzuela, los días 16 y 18 de febrero.

"La Tempestad", con libreto de Miguel Ramos Carrión, trata una historia de tormentas y de náufragos, de crímenes y remordimientos, en la que Mateo, uno de los protagonistas, vuelve a una hostería para contar las peripecias que ha vivido.

Esta zarzuela, dividida en tres actos y adaptada por el dramaturgo Alberto Conejero, se caracteriza por la dificultad extrema que supone su partitura y la necesidad de ser representada por una gran orquesta, afirma el director.

El elenco está formado también por Ketevan Kemoklidze, la primera georgiana en cantar en la Zarzuela, Alejandro López y el mexicano Carlos Cosías.

Bianco propuso al condecorado maestro Guillermo García Calvo -Premio Internacional Leonardo da Vinci 2017 y Premio Campoamor 2014- dirigir la obra porque es "el gran joven director del panorama musical español" y "uno de los más requeridos debido a su habilidad".

"Es fascinante que una obra hecha hace más de cien años esté tan bien escrita" asegura García Calvo, que reconoce que ha sido sencillo "captar su espíritu" debido a la calidad de la misma.

"La Tempestad" supuso en su día una "auténtica revolución conceptual" y se consideraba una de las grandes composiciones de la historia lírica española.

La obra cuenta con la narración del actor Juan Echanove, conocido por su papel en "Cuéntame", quien afirma estar emocionado por el "riesgo" que supone el concierto y su "tinte excepcional".

"Es una zarzuela de trama negra, las motivaciones oscuras de los personajes les vuelven verdaderamente dramáticos, sin perder su carácter jovial", describe.