Diario Vasco

Atenas, 15 feb (EFE).- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, emplazó hoy a Turquía a respetar el derecho internacional marítimo y advirtió que Grecia no aceptará que se cuestione su integridad territorial.

Tsipras hizo estas declaraciones durante una visita a la sede de la guardia costera griega, donde agradeció el temple mostrado esta semana por los guardacostas que iban a bordo de una embarcación que fue embestida por otra de la guardia costera turca cerca de los islotes de Imia, en el mar Egeo.

"Este incidente fue resultado de una actitud completamente irresponsable por parte de los guardacostas turcos que pusieron con ello en peligro vidas humanas", dijo Tsipras.

El primer ministro advirtió que "Grecia no aceptará ni tolerará que se ponga en duda su integridad nacional y su soberanía", y prometió que "con calma y determinación salvaguardará la seguridad y la estabilidad que necesita la región".

Tsipras subrayó que "las fronteras griegas son también fronteras de la Unión Europea (UE)" y la retórica agresiva sobre los derechos soberanos de un Estado miembro de la UE están dirigidos contra toda la UE.

El primer ministro añadió que Grecia, como Estado miembro de la UE y de la OTAN, "dispone de alianzas fuertes y juega un papel regional importante".

"Esto a algunos les molesta. Les invitamos a aceptar la realidad y a respetar las reglas del derecho internacional y de la buena vecindad", recalcó.

El primer ministro alabó la templanza de la tripulación del barco de los guardacostas "Gavdos" embestido y afirmó que gestionó el acontecimiento "con calma". "Mantener la calma es prueba de valentía", sostuvo Tsipras al dirigirse al capitán de la embarcación.

Los islotes Imia (Kardak en turco) pertenecen al archipiélago de Dodecaneso, que en 1947 -tras la Segunda Guerra Mundial- fue adjudicado a Grecia en el Tratado de París. Los islotes se sitúan a apenas 3,8 millas náuticas de la costa turca.

Tras el incidente hubo una conversación telefónica entre Tsipras y su homólogo turco, Binali Yildirim, en la cual ambos acordaron promover reuniones de representantes militares de ambos países para valorar los últimos incidentes en el Egeo y crear medidas de confianza.

Después de un periodo de relativa calma, las relaciones grecoturcas se han deteriorado sensiblemente desde que en enero del año pasado el Tribunal Supremo griego rechazase la demanda de Turquía de extraditar a ocho militares que se escaparon a Grecia tras el golpe fallido de julio de 2016.

Desde entonces los encontronazos entre aviones de guerra de los dos países que, incluso en tiempos de calma, son habituales, se multiplicaron, y a ellos se añadieron incidentes entre barcos de guerra y de guardacostas.

El pasado lunes, barcos de guerra turcos impidieron asimismo a una plataforma de gas que llegue a su destino en la zona de explotación exclusiva chipriota, donde la compañía italiana Eni tiene previsto realizar perforaciones.

Turquía, que desde 1974 ocupa la parte norte de la isla, no reconoce la república chipriota, tampoco su zona de explotación exclusiva.