Diario Vasco

Madrid, 15 feb (EFE).- Siemens Gamesa prevé reducir sus costes en 2.000 millones de euros hasta 2020, según contempla en el plan estratégico 2018-2020 que ha presentado hoy la compañía, que espera cerrar 2018 con beneficios, tras perder 135 millones en el segundo semestre del ejercicio fiscal de 2017 (entre abril y septiembre).

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke; el director financiero, Miguel Ángel López, y el director general de Estrategia e Integración, David Mesonero, han expuesto las líneas generales del nuevo plan de la compañía, que también contempla que las ventas de la empresa crecerán por encima del mercado.

Los ahorros en costes los conseguirá Siemens Gamesa a través de las sinergias resultado de la fusión del negocio eólico de Siemens con Gamesa, que superarán los 400 millones en 2020, mientras que los 1.600 millones restantes los aportarán otro tipo de acciones.

Las principales iniciativas de ahorro serán la reducción en un 20 % de los costes de servicios a terceros hasta 2020, el aumento de la producción en países con costes menores, la racionalización de la demanda industrial en función de la dinámica del mercado y el plan de reducción de plantilla, ya en marcha y que afectará a un máximo de 6.000 personas en todo el mundo, dentro del cual unas 250 personas se han acogido en España a un plan de bajas voluntarias.

Por negocios, Siemens Gamesa prevé seguir creciendo en el negocio eólico terrestre, incrementando su cuota de mercado con nuevos productos, mientras que en el marino el objetivo será mantener su liderazgo en Europa, donde su cuota es ya del 70 %.

No obstante, será en servicios de operación y mantenimiento de parques eólicos donde habrá un mayor crecimiento, con un incremento de la flota bajo mantenimiento del 40 %, hasta llegar a 80 gigavatios (GW) en 2020.

Los ingresos previstos para el ejercicio fiscal de 2018 (que comenzó a finales de septiembre de 2017) serán de entre 9.000 y 9.600 millones de euros y también aumentará el margen del resultado neto de explotación (ebit) sobre ventas, hasta situarse en el 8-10 % en 2020.

En esa previsión de margen ebit no se incluyen los costes de la integración y reestructuración ni el impacto de la amortización del valor razonable del inmovilizado inmaterial procedentes del PPA (proceso de asignación del precio de compra).

No obstante, el director financiero de Siemens Gamesa, que en el primer trimestre del año fiscal de 2018 perdió 35 millones y en el segundo semestre del ejercicio de 2017 (abril-septiembre) -el primero de actividad conjunta tras la integración- 135 millones, ha dicho que 2018 se cerrará con beneficio neto.

Las inversiones crecerán por debajo de un 5 % sobre las ventas hasta 2020 y en su mayoría se destinarán a tecnología, mientras que el dividendo se mantendrá en un 25 % del resultado neto durante el periodo de vigencia del plan estratégico.

Durante la rueda de prensa, Markus Tacke también se ha referido a las últimas adjudicaciones de Iberdrola, que tiene un 8 % en Siemens Gamesa, para el mantenimiento de parques eólicos en la península, en la que obtuvo 1.265 megavatios (MW) frente a los 2.190 MW que consiguió Vestas.

Tacke ha señalado que no les sorprendió el resultado, pues Iberdrola ya había anunciado su intención de diversificar los proveedores para sus parques eólicos, y ha añadido que está contento con el resultado obtenido.

En la rueda de prensa, también han estado presentes trabajadores de la planta de Siemens Gamesa en Miranda de Ebro (Burgos), en la que trabajan 134 trabajadores y que se va a cerrar, que han pedido a Tacke que la empresa reconsidere la decisión, a lo que ha contestado que es imposible ampliar la planta para que pueda fabricar los aerogeneradores que ahora demanda el mercado y que se han ofrecido recolocaciones en otros centros de la empresa en Castila y León.