Diario Vasco

San Fernando de Henares , 15 feb .- Directivos y empresarios del sector de la publicidad han testificado hoy en el juicio de la rama valenciana de Gürtel que fue Orange Market, una de las empresas de la trama corrupta, la que encargó la campaña del PP de Valencia para las elecciones municipales y autonómicas de 2007.

La Audiencia Nacional ha reanudado esta mañana la vista de esta causa seguida contra diecinueve acusados de una supuesta financiación ilegal del PP de Valencia para la citada campaña de 2007 y la de las elecciones generales de 2008.

Entre ellos que se encuentran el exsecretario general del PP de Valencia Ricardo Costa, el exvicepresidente del Gobierno valenciano Vicente Rambla y el presunto líder de la trama, Francisco Correa.

Hoy han declarado como testigos varios publicita han manifestado que Orange Market les contrató por un total de más de medio millón de euros para publicidad en vallas, autobuses, cabinas telefónicas y otros soportes, así como para anuncios en prensa y radio para la campaña de 2007.

En concreto José Antonio M.C., director comercial de la empresa que se encargó de la publicidad en prensa y radios, ha señalado que el importe de los servicios prestados a Orange Market para la campaña ascendió a 367.358 euros.

Por su parte dos primos que son socios en la compañía que se encargó de la publicidad en vallas, autobuses, cabinas y otros soportes han recordado que el gasto superó los 200.000 euros.

Todos ellos han coincidido en que la persona de contacto en el día a día era el acusado Cándido Herrero, exgerente de Orange Market, la empresa de la trama en Valencia.

José Antonio M.C. ha explicado que para acordar con Orange Market la prestación de los servicios habló previamente con su responsable, el acusado Álvaro Pérez, El Bigotes, y con el presunto número 2 de la trama, Pablo Crespo, exsecretario de Organización del PP gallego.

Ha recordado que también conocía a la acusada Cristina Ibáñez, exgerente del PP de Valencia, ya que lleva muchos años realizando publicidad de campañas de partidos, pero ha asegurado que ella no le dio ninguna orden ni instrucción para la campaña de 2007.

Este testigo ha comentado que era Orange Market la que les pasaba los mensajes de la publicidad escrita y las cuñas de radio y ha añadido que no tenía relación con el anunciante final, es decir, en este caso el PP.

Según la Fiscalía con el propósito de obtener mayor despliegue en el proceso electoral tanto en las elecciones de 2007 como en las de 2008 los acusados integrados en el PP de la Comunidad Valenciana contrataron a Orange Market servicios que abonaron de modo irregular en parte en efectivo y en parte a través de terceros, que no quedaron reflejados ni en facturación ni en contabilidad.

Añade que los servicios prestados por Orange Market incluían mítines e intermediación en la contratación de publicidad.

La Fiscalía mantiene que dichos servicios fueron realmente abonados por empresarios que no podían por ley hacer donaciones al PP por tener contratos con administraciones públicas valencianas y por ello para satisfacer la deuda del partido se materializaron pagos por supuestos servicios prestados por Orange Market a sus empresas pero que en realidad no se habían producido.