Diario Vasco

(Actualiza la NA4039 con declaraciones de responsables del PSOE en la materia)

Madrid, 15 feb (EFE).- El grupo parlamentario socialista apuesta por un sistema de identificación digital único en las entradas, al tiempo que sugiere limitar la posibilidad de reventa y las posibilidades de incremento sobre el precio original para evitar el fraude en la venta on line.

Ambos extremos están contenidos en la proposición no de ley que los socialistas han llevado hoy a la Mesa del Congreso de los Diputados para instar al gobierno a que frene la reventa ilegal de entradas, una iniciativa que pide al Ejecutivo que actúe "en colaboración con las Comunidades Autónomas, en el seno de la Conferencia Sectorial de Consumo".

En declaraciones en el Congreso, el portavoz de Cultura socialista, Jose Andrés Torres Mora, ha insistido en que la legislación actual "es del año 1982" y "no contempla" la proliferación de los portales de internet.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, desveló hace unos días que Interior ha realizado una investigación "puntual" por presunta estafa en la compra de entradas para un concierto de U2 en Madrid a través de la página web Viagogo. En esta línea, Torres Mora ha criticado las declaraciones del ministro por "instar" a Interior a que "tomara cartas en el asunto", a lo que ha añadido que "el Gobierno no es que gobierne mal sino que no gobierna".

En su iniciativa, los socialistas piden la creación de una mesa conjunta de trabajo con representantes del sector de los promotores, organizaciones de artistas y asociaciones de consumidores de ámbito estatal, en la que se promuevan "las reformas normativas y las medidas necesarias".

El objetivo, añade la PNL a la que ha tenido acceso Efe, es impulsar "en el menor tiempo posible" la regulación específica para la venta on line de entradas para espectáculos públicos "que incluya métodos de verificación de compras automatizadas masivas, garantizando así los derechos de usuarios, artistas y promotores".

Asimismo, sugiere "promover un acuerdo que permita la implementación de un sistema de identificación digital único de las entradas que permita el control de aforos y validación, evite el fraude en la reventa" y limite las posibilidades de incremento sobre el precio original.

"Pedimos al Gobierno que se ponga las pilas y que legisle de una manera adecuada, sin culpar a las empresas", ha afirmado la portavoz de Consumo socialista, Begoña Tundidor.

Las comunidades autónomas, que también han legislado sobre esta materia al tener transferidas las competencias, "han optado por mantener la prohibición de la reventa ambulante o callejera o hacer una prohibición general a la reventa, pero sin regular expresamente o mencionar la reventa telemática".

En este sentido, Tundidor ha afirmado que "respetan las competencias" de las autonomías pero que el Ejecutivo "no puede echar balones fuera".

El secretario de Cultura del PSOE, Ibán García del Blanco ha apuntado en esta línea que el problema de la reventa de entradas corresponde al Gobierno y no a las comunidades autónomas.

En la actualidad la reventa de entradas para eventos deportivos y espectáculos está regulada por un real decreto promulgado a raíz del Mundial de fútbol de España donde se establece que únicamente estaría prohibida la reventa que se realiza en la calle o de manera ambulante, recuerda el PSOE.

El reglamento, añaden, permite la reventa de entradas realizada en establecimientos autorizados, fijando un límite del 20% sobre el precio de venta para dicha reventa de entradas, pero este texto, con veinte años de vigencia, "no atiende la evolución de las tecnologías digitales ni los desafíos que estas plantean" para la reventa on line.