Diario Vasco

Zaragoza, 15 feb (EFE).- El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Hojas, ha pedido hoy "responsabilidad" a los partidos políticos para poder lograr un pacto de Estado por la energía "atemporal" y una transición "justa, equilibrada y socialmente responsable" con el horizonte de 2050 como marca la UE.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios en Zaragoza tras reunirse con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, con quien ha cerrado la ronda que UGT se comprometió a realizar con los dirigentes de las tres comunidades afectadas por la "amenaza y chantaje" de las compañías eléctricas del cierre de las térmicas que queman carbón autóctono, junto a Castilla y León y Asturias.

Hojas, quien ha recordado que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, no está solo en su oposición al cierre anticipado de estas centrales, ha apuntado que los presidentes de las tres comunidades afectadas -dos de ellas gobernadas por el POSE y una por del PP- están "totalmente de acuerdo" en la defensa de las centrales térmicas y del carbón autóctono.

Y así lo van a trasladar a sus partidos y al ministro para lograr que el debate no se centre en quién es "más o menos verde", sino en que tengan "responsabilidad", ya que se trata de cuestiones tan importantes como el coste del precio de la energía o la repercusión que tienen estos costes energéticos en las industrias.

En este sentido, ha apuntado que en enero el coste del kilovatio en Alemania fue de 29 euros y en España de 52, lo que supone una "pérdida de competitividad" que se produce "a cámara lenta", ya que se frenan inversiones.

"No podemos permitirnos esos diferenciales de precios", ha insistido, al tiempo que ha abogado por una política de Estado en el que se logre el acuerdo sobre la energía, para lo que ha instado al Congreso a "ponerse a trabajar" en el horizonte de la UE de reducir un 30-35 % las emisiones en 2035 y con el margen que da hasta 2050 para el cierre de las térmicas.

Hojas ha indicado que el carbón nacional que se quema en las centrales térmicas representa un 7 %, "una ínfima parte de las emisiones que se producen a la atmósfera", y ha aseverado que "en ningún caso" la quema de carbón es el "gran" problema medioambiental, ya que ha recordado que otras formas de energía también producen emisiones.

Ha apuntado, además, que Europa mantiene que las compañías tienen que invertir en producir menos emisiones y ha asegurado que la tecnología ya existe, por lo que ha urgido por ejemplo a Endesa a invertir en la térmica de Andorra (Teruel) para reducirlas y llevar a cabo una "verdadera política verde" y, a partir de allí, desarrollar ese pacto de la energía para lograr que en España tenga un coste "competitivo".

Con ello ha afirmado en Zaragoza que es "necesario" mantener abierta la térmica de Andorra "más allá de 2020". "En enero si no hubiéramos tenido las centrales térmicas y las nucleares conectadas se hubiera encarecido un 27 % el coste de la energía del recibo de la luz para los ciudadanos y empresas", ha aseverado.