Diario Vasco

Nairobi, 15 feb (EFE).- La ONG Consejo de Refugiados Noruego (NRC por sus siglas en inglés) acusó hoy a los líderes mundiales de no prestar la atención suficiente a las guerras en la República Democrática del Congo (RDC) y a los ataques y abusos que se están cometiendo.

"Los líderes mundiales y la opinión pública ha fallado en comprender que las guerras de la RDC han tomado una dimensión enorme. Los militares atacan y abusan de mujeres y niños indefensos todos los días y provocan millones de desplazamientos", lamentó el secretario general de NRC, Jan Egeland, que se encuentra de visita oficial en el país centroafricano.

Egeland reconoció que resulta difícil parar la violencia armada, pero calificó de "inexplicable y vergonzoso" que no se de asistencia mínima a los 4,5 millones de desplazados, se informa en un comunicado.

"A pesar de contar con el mayor número de nuevos desplazados en 2016 y 2017, las operaciones humanitarias en RDC sólo consiguen el 52 % del dinero que necesitan", explicó la ONG noruega.

Egeland avisó de que si no se aumentan los fondos de cooperación en el país, "la comunidad humanitaria no será capaz de ayudar y hacer frente a las calamidades" y añadió que están "sobrepasados con lo que parece un continente de crisis".

La RDC está inmersa en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos, y cuenta con varios frentes abiertos.

El noreste de la RDC lleva años sumido en un largo conflicto alimentado por decenas de grupos rebeldes, a pesar de la presencia del Ejército congoleño y de las fuerzas de la Misión de Naciones Unidas en el país (MONUSCO).

Más de 23.000 congoleños han huido en las últimas semanas de las regiones orientales de RDC y se han refugiado en Burundi, Tanzania y Uganda a causa del rebrote de la violencia, según ACNUR.

La ACNUR estima que actualmente hay 5 millones de congoleños desplazados, 675.000 en las naciones vecinas, y 4,3 millones en el interior del país.

Más de medio millar de civiles fueron asesinados solo en Kivu entre junio y noviembre del año pasado, y más otro millar de personas secuestradas, según datos de Human Rights Watch (HRW).