Diario Vasco

Guarda , 15 feb .- El fabricante automovilístico Nissan ha lanzado la iniciativa, ideada por el ente gubernamental Turismo do Centro, de plantar un árbol por cada 140 kilómetros que recorran sus coches eléctricos en Portugal, con el fin de contribuir a la reforestación programada tras los devastadores fuegos de 2017.

En la actualidad, Nissan-Portugal tiene ya en circulación un millar de vehículos eléctricos en territorio luso, del modelo Leaf y la furgoneta e-NV200.

A la hora de contabilizar los kilómetros que recorre cada vehículo, Nissan recurre a su base de datos en Japón, a la que están conectados muchos de los coches de sus clientes para saber sus kilometrajes y la energía que consumen.

Utilizando una media de kilómetros recorridos por año, los eléctricos de la marca realizaron durante 2017 un total de 20 millones de kilómetros en territorio luso.

La nueva iniciativa, denominada "LEAF4Trees", tendrá en cuenta los kilómetros que hagan esos eléctricos desde abril de 2017 hasta junio de este año.

Teniendo en cuenta que, por cada 140 kilómetros se plantará un árbol, los responsables de la marca prevén que el resultado permita la plantación de unos 150.000 árboles.

El objetivo del proyecto pasa por duplicar la contribución al medio ambiente desde el sector de los vehículos eléctricos que, a diferencia de los tradicionales, no emiten CO2.

Según Nissan y Turismo do Centro, los coches que se alimentan de combustible fósil arrojan al ambiente una media de 103 gramos de CO2 por kilómetro.

Por lo tanto, la emisión de C02 a la atmósfera de un vehículo de combustible fósil cada 140 kilómetros es de 14 kilos, que es precisamente la media de CO2 que es capaz de consumir un árbol al año.

"Queremos ser un elemento activo en la construcción de un futuro económicamente y ambientalmente mejor, por eso desarrollamos este programa", aseguró Antonio Melica, director general de Nissan en Portugal, en la presentación del proyecto.

Hasta diciembre de 2017, Nissan vendió en Portugal 1.051 vehículos eléctricos por lo que, si cada coche hizo una media de 19.000 kilómetros, se prevé que la aportación sea de unos 150 árboles por turismo.

"El proyecto LEAF4Trees puede ser un modelo de reforestación para el Centro del país, después de los incendios de 2017", aseguró Pedro Machado, presidente de Turismo do Centro.

Esta iniciativa solidaria tendrá como objetivo concreto repoblar uno de los símbolos ambientales y de prosperidad económica de Portugal, el denominado Pinar de Leiria, ubicado en la región Centro de Portugal.

Se trata de un pinar de 11.000 hectáreas situado en la costa central atlántica, que fue plantado hace siete siglos y medio por el rey Alfonso III con el fin de crear una barrera de choque por los fuerte vientos que procedían del mar y complicaban la vida en la región de Leiria.

El pinar quedó prácticamente asolado en los incendios que se desencadenaron en Portugal los días 15 y 16 de octubre pasado, cuando las llamas arrasaron el 86 % del total de su superficie.

La única catástrofe similar que había ocurrido en la zona se desencadenó en 1824, cuando un fuego calcinó 5.000 de las 11.000 hectáreas.

Con el paso de los años, el pinar se convirtió en un motor económico muy relevante, ya que su madera tenía muchos usos como materia prima, sobre todo para la construcción de las embarcaciones que usaban para surcar los mares los conquistadores portugueses.

Más tarde, fue el principal motor económico de la región para la fabricación de muebles, actividad que creó miles de puestos de trabajo en Portugal, junto con la extracción de la resina del pino.