Diario Vasco

París, 15 feb (EFE).- El ministro francés de Hacienda, Gerald Darmanin, clamó su inocencia frente a la acusación de "abuso de situación de debilidad" sobre una mujer, que calificó de "calumnia", al igual que la de violación de la que fue objeto hace un mes.

En una declaración enviada al diario regional "La Voix du Nord", Darmanin afirmó desconocer los motivos de la acusación y agregó que no tiene nada que reprocharse.

Fuentes judiciales anunciaron ayer, miércoles, la apertura de una investigación judicial por "abuso de situación de debilidad", después de que una vecina de Tourcoing, ciudad del norte del país de la que Darmanin era alcalde antes de entrar en el Gobierno, asegurara que le hizo proposiciones sexuales.

Según el semanario "Le Point", la mujer acudió entre 2015 y 2016 al regidor para pedir una vivienda social y fue en ese momento cuando el ahora ministro se aprovechó de la situación.

Darmanin indicó que "cientos de personas piden una vivienda" cada año en Tourcoing y que él nunca formó parte de la comisión de atribución de las mismas.

"Estoy tranquilo, concentrado en mi trabajo de ministro y con confianza en la justicia", indicó el responsable de Hacienda.

Es la segunda denuncia que una mujer presenta contra el ministro, uno de los miembros del Ejecutivo de Emmanuel Macron que procede de las filas del partido conservador Los Republicanos, junto al ministro de Economía, Bruno Le Maire.

La Fiscalía francesa investiga también un presunto delito de violación denunciado por una militante de ese partido por hechos ocurridos supuestamente en 2009.

La denunciante, una exprostituta de lujo, sostiene que el ahora ministro la violó tras haber aceptado interceder en su favor ante el Ministerio de Justicia para borrar sus antecedentes penales.

Darmanin, que fue interrogado en ese caso el pasado lunes, presentó una denuncia por calumnias contra la denunciante.

Además de Darmanin, el ministro de Ecología, Nicolas Hulot, también ha estado de actualidad en los últimos días, después de que se revelara que una nieta del expresidente François Mitterrand le denunció en 2008 por una violación presuntamente cometida en 1997.

La denuncia fue archivada porque el delito había prescrito y, según Hulot, porque las investigaciones no determinaron que se hubiera cometido delito.

Ambos ministros han recibido el respaldo del Gobierno, que pide respeto a la presunción de inocencia y que no exige la salida de ninguno de sus miembros mientras no sean imputados por la justicia.

El portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux, reiteró hoy esa doctrina en unas declaraciones a "Sud Radio" y aseguró que, aunque hay que respetar la palabra de las víctimas, "una acusación no equivale a una imputación judicial".