Diario Vasco

Valladolid, 15 feb (EFE).- Es el autor más popular de la escena española del último medio siglo, ha estrenado cuarenta obras y sus textos se estudian en las universidades como modelo de lenguaje, pese a lo cual el dramaturgo José Luis Alonso de Santos no se considera un clásico, solo "un mayor" y "un amante de la palabra".

Títulos como "La estanquera de Vallecas" (1982), "Bajarse al moro" (1985) y "Pares y Nines" (1990), entre más de medio centenar de publicaciones, sitúan a Alonso de Santos (Valladolid, 1942) en el olimpo de la popularidad, "orgulloso de que mis palabras hayan quedado en la gente y de que mis libros viajen, algo inevitable", ha explicado hoy en una entrevista con la Agencia Efe.

"¿Que cuál es el secreto? Pues no lo sé. Hay escritores más difíciles, con textos más complejos y simbólicos, y otros que conectamos mejor. En mi caso la popularidad con que se me identifica tal vez se deba al hecho de haber llegado a la gente sencilla, de la calle", ha analizado este creador y teórico del género escénico.

En ese viaje hacia el corazón del individuo corriente y más allá del capricho de los públicos, porque "todos tenemos piezas más conocidas y otras que no las ha leído nadie", Alonso de Santos atribuye a la palabra el valor esencial para alcanzar una proximidad que también obedece, entre otros factores, a la sabia percepción de cada época, a la disección de la sociedad del momento.

"Por encima de todo, los que hemos nacido en Valladolid compartimos un rasgo y es que somos amantes de la lengua. Nuestra patria son nuestras palabras y de pequeño yo se las he oído a los campesinos de Íscar y de Medina del Campo. Hemos chupado un español lleno de resonancias y dotado de un acento interior", ha observado.

En tiempos de 'miembras' y 'portavozas', ha añadido, "dentro de la vida cotidiana no se pueden poner puertas al campo y es el uso el que va marcando las reglas de la lengua, pero en todos los terrenos hay un canon, una excelencia", ha matizado este autor galardonado, entre otros, con los premios Mayte (1985), Nacional de Teatro (1986), Max (2005) y Castilla y León de las Letras (2006).

La palabra aparente, musical, llena de resonancias y con la debida elaboración artística, conecta de esa forma con el lector mediante argumentos de actualidad y con el ropaje del humor, un instrumento al que ha recurrido con frecuencia en su escritura dentro de lo que ha denominado "el sentimiento cómico de la vida", con la intención de superar el sentido trágico unamuniano.

Así ha ocurrido con "El vuelo de las palomas" (Fundación Jorge Guillén) su última publicación, donde el humor oficia no como adorno o recurso, sino como antídoto "de los problemas, angustias y complejidades de la vida de los herejes y los marginados" que siempre ha reflejado en sus textos.

"Al igual que en otras obras mías he intentado defender a la doliente clase media española que nadie lo hace ya, poniendo una nota de humor. Es una filosofía de la vida y de la gente corriente", ha resumido al esgrimir el divertimento como otra forma de trasladar los problemas de cada época, lejos de las tragedias clásicas, griegas y latinas.

Esta ha sido la aportación a la escena de José Luis Alonso de Santos, quien cerrará en Valladolid, el 21 de febrero, el año conmemorativo del bicentenario del nacimiento de José Zorrilla (1817-2017), con la presentación de "Recuerdos del tiempo viejo", una reedición de las memorias que el poeta romántico publicó en 1880 y cuya introducción ha firmado el primero.

"Sigue siendo uno de los clásicos más importantes y significativos de la cultura española", ha comentado acerca de Zorrilla, a cuyo célebre Don Juan el propio De Santos dio la réplica con "La sombra del Tenorio" (1995).

El Tenorio y los "Recuerdos del tiempo viejo", sostiene en esta introducción, "son los dos ejes centrales de toda su producción por contrastes y similitudes: porque están escritas una en su juventud y la otra cerrando su ciclo vital de escritor, en su vejez", y también "por el enfrentamiento estilístico entre ambas, y porque sitúan el motor de su trabajo en la batalla interior que en ellas se muestra".