Diario Vasco

Santiago de Chile, 15 feb (EFE).- Colombina Parra, la hija menor y principal heredera y albacea del poeta Nicanor Parra, aseguró que el testamento del creador de la Antipoesía busca que su legado pase al servicio de Chile y que trabajará para cumplir ese objetivo.

Destinataria del 58,33 % de los bienes del poeta, fallecido el pasado 23 de enero, Colombina expresó en una carta publicada en Facebook su deseo de cumplir el anhelo de su padre junto a sus hermanos, con los que últimamente ha tenido conflictos.

Tras hacerse público el testamento del autor de "Poemas y Antipoemas", sus hijos mayores, Catalina y Alberto, cuestionaron el documento, planteando que "existen grandes dudas sobre la salud mental" de Parra al redactar su testamento, debido a su firma temblorosa, lejos de la caligrafía de profesor que caracteriza sus manuscritos.

Nicanor Parra firmó su testamento el 4 de septiembre de 2017, víspera de su cumpleaños 103, en una notaría del puerto de San Antonio, cercano a la localidad costera de Las Cruces, donde pasó las últimas décadas de su vida.

Los testigos descartaron las suposiciones, asegurando que el autor de "Hojas de Parra" estaba completamente lúcido, como lo estuvo hasta el momento de su muerte.

"El fin último de su testamento es la preservación de la mayor parte de sus bienes al servicio de Chile y más aún, del mundo entero", declaró Colombina en Facebook.

"Lo que mi padre puso en mí fue una misión de llevar esa idea a la práctica. No favoreciéndome por sobre mis hermanos, porque se trata de bienes de los cuales yo no puedo disponer, sino que poner al servicio de una Fundación que a futuro desarrolle el estudio de toda su obra", señaló.

Agregó que la idea central "es que sus dos casas más importantes (en Las Cruces y el sector santiaguino de La Reina) queden fuera de lo convertible en dinero y puedan ser conservadas en el tiempo como patrimonio de la Humanidad".

"Es importante también para mí aclarar que todo el trabajo que se viene a futuro es una misión que debiéramos llevar en conjunto y hermandad en la que ojalá todos participemos, como una misión que (Nicanor Parra) ha entregado no a mí, sino que a todos", remarcó.

"Es imposible llevar una tarea tan grande sin la colaboración y participación de todos los hermanos. Esta fue la manera de organizar un futuro incierto, en el que probablemente se habría repartido todo, como sucede en muchas familias", subraya Colombina, arquitecta y madre de Cristóbal "Tololo" Ugarte, el nieto más cercano al poeta.

Advirtió además que para entender el testamento es necesario "conocer las instrucciones que él dejó, refiriéndose a varios puntos que son importantes para las futuras decisiones, respecto de su obra escrita, que es el corazón y el centro de toda su vida".

En declaraciones que publicó hoy el diario La Tercera, Colombina enfatizó que su padre "siempre soñó con tener su propia Antifundación" y reiteró que para ello "es importante" que todos trabajen, en alusión a sus hermanos.

Señaló que pese a las discordias, ha tenido contactos con algunos de sus hermanos, "con Barraco (Juan de Dios) y con Chamaco (Ricardo), y también con Francisca, a través de sus hijos".

Respecto de Catalina, la mayor de los seis hermanos, que ha pedido la revisión del testamento, Colombina evitó polemizar: "Creo que cada uno tiene sus momentos y vive el duelo de manera distinta. Yo no haría juicios de valor respecto de lo que cada uno ha pasado en estos días", dijo.

La fundación se irá concretando "en la medida que nos vayamos comunicando", y dijo que, aunque es la albacea del poeta, no necesariamente será quien la dirija. "Dejo la puerta abierta a otro hermano, a otra hermana, o también a un externo que tenga la voluntad de hacerlo", acotó.

"Mi padre soñó siempre con tener su propia Antifundación, siempre nos habló de eso y escribió varios poemas que lo insinuaban. Hacía chistes al respecto, pero también hablaba muy en serio, y así es como lo estoy tomando ahora", concluyó.