Diario Vasco

Barcelona, 15 feb (EFE).- Agentes de la Guardia Urbana de Barcelona están desalojando esta mañana un edificio propiedad del ayuntamiento situado en el barrio del Raval que había sido ocupado por unas 25 personas, entre ellas familias con menores.

El edificio, ubicado en la el número 1 de la calle Sant Ramon, en la esquina con la calle Sant Pau, que alberga 11 viviendas, había sido adquirido y rehabilitado por el consistorio para ser destinado a alquiler social.

Tras percatarse ayer por la tarde que diversas personas habían accedido al inmueble e introducían enseres en el mismo, efectivos de la Guardia Urbana se personaron anoche en el lugar y acordonaron la zona.

Esta mañana han acudido al edificio cinco furgonetas con agentes antidisturbios de la Guardia Urbana para desalojar a los ocupantes, entre las protestas de estos, algunos de los cuales han salido a los balcones del edificio y han improvisado una "cacerolada" contra la acción policial.

El desalojo se produce en medio de la polémica en el Raval por las denuncias vecinales contra la proliferación de "narcopisos", viviendas ocupadas por narcotraficantes que crean inseguridad en el barrio.

Algunos de los ocupantes del edificio de la calle Sant Ramon han asegurado a los medios de comunicación en la zona que ellos no trafican con drogas, son vecinos del barrio, no pueden pagarse un alquiler y que lo único que buscan es un techo para sus hijos.