Diario Vasco

Barcelona, 15 feb (EFE).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha asegurado hoy que "el Gobierno haría bien en tomarse muy en serio" los paros y movilizaciones que se han convocado para el día 8 de marzo, coincidiendo con el Día Internacional de las Mujeres.

Los sindicatos mayoritarios han convocado paros de dos horas por turno en los centros de trabajo para el 8 de marzo para denunciar la brecha salarial, al tiempo que animan a participar de forma masiva en las movilizaciones que se organicen ese día.

Álvarez, que hoy ha participado en una asamblea de delegados en Barcelona, ha dicho que el objetivo de estas movilizaciones es denunciar las desigualdades salariales y la precariedad laboral que sufre toda la sociedad.

"No es un debate de mujeres y hombres, sino que es un debate de igualdad y justicia. Queremos que el 8 de marzo sea un día de lucha", ha explicado el secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros.

"Lo que nos importa más es que se pueda leer el manifiesto en las grandes empresas industriales de nuestro país y que los hombres de este país tomen conciencia de que ésta no es una lucha de mujeres, es una lucha de ciudadanas y ciudadanos", ha añadido Álvarez.

"Hay una indignación en la sociedad por el momento que vivimos. La luz y los beneficios de las empresas suben, la banca cada día nos absorbe más con intereses y condiciones. Nosotros, en la medida en que podamos canalizar estas indignaciones y las podamos poner en la calle, las pondremos", ha expresado el líder de UGT.

El sindicato ha hecho un balance negativo de 2017, que considera "un año perdido" desde el punto de vista laboral y social, y espera que en 2018 haya una recuperación de salarios y derechos.