Diario Vasco

Budapest, 15 feb (EFE).- Más de 7.000 funcionarios públicos de los ayuntamientos de Hungría iniciaron hoy una huelga que durará hasta el lunes para pedir un aumento salarial para recuperar parte de sus ingresos perdidos por una congelación de sus nóminas en la última década.

"Es la quinta vez que se organiza una huelga a favor de los más de 18.000 funcionarios públicos cuyo salario no aumentó desde hace 10 años", afirmó Boros Péterné, presidenta del Sindicato de Funcionarios, Empleados y Trabajadores de Servicios Públicos de Hungría (MKKSZ), según recoge el portal index.

La presidenta subrayó que durante la última década los salarios de estos funcionarios se han devaluado un 30 por ciento por la inflación, algo que se podría corregir con poco más de 134 millones de euros.

El salario de los funcionarios públicos se determina por categorías, determinadas por los años de servicio y la formación.

Este sindicato pretende lograr también que la remuneración de la categoría base se eleve de los 130 euros actuales a los 200 euros mensuales.

En Hungría en 2017 se contabilizaron más de 800.000 empleados públicos en un país con una población activa de 4,5 millones, según datos oficiales.