Diario Vasco

Málaga, 15 feb (EFE).- Dos hombres han sido detenidos por la Policía Nacional en Estepona (Málaga) por los supuestos delitos de corrupción de menores, abuso sexual y tráfico de drogas, tras el ingreso hospitalario de dos jóvenes, una menor de edad, por una intoxicación aguda de sustancias estupefacientes.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Estepona ha decretado el ingreso en prisión para uno de ellos, de 41 años, y ha decretado para el segundo, de 32, una orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la menor, según ha informado hoy la Policía en un comunicado.

La investigación se inició la pasada semana, a raíz de la denuncia de una madre que manifestaba que su hija, menor de edad, había ingresado junto a una amiga en un centro hospitalario de Marbella a consecuencia de una intoxicación aguda de drogas.

Además, la mujer denunciaba que su hija podría mantener una relación sentimental con un hombre de unos 30 años.

Las primeras pesquisas condujeron a los investigadores hasta un vecino de la localidad de 41 años como la persona que les había suministrado las distintas drogas cuyo consumo motivó el ingreso hospitalario de las jóvenes.

Según la Policía, las chicas acudían desde hacía un mes a casa del investigado para conseguir las sustancias estupefacientes, entre ellas comprimidos de ansiolíticos a cambio de un euro cada uno, y las consumían allí.

El supuesto traficante también les había propuesto mantener relaciones sexuales a cambio de los estupefacientes, por lo que los agentes lo detuvieron como presunto responsable de los delitos de drogas y corrupción de menores.

En el registro llevado a cabo en su domicilio, la Policía intervino casi un kilogramo de hachís, así como dieciséis comprimidos de ansiolíticos y utillaje para el consumo de drogas, entre otros efectos.

Simultáneamente, los agentes identificaron y localizaron al hombre que mantenía la relación con la menor, un vecino de Estepona de 32 años que fue detenido como presunto responsable de un delito de abuso sexual, para el que el juez ha dictado una orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la menor.