Diario Vasco

Yakarta, 15 feb (EFE).- El clérigo musulmán Oman Rochman, ideólogo de un grupo yihadista indonesio aliado del Estado Islámico (EI), compareció hoy por primera vez ante el tribunal que lo juzga en relación con el atentado de 2016 en Yakarta en el que murieron 4 civiles y 4 atacantes y hubo más de 20 heridos.

El religioso, conocido como Aman Abdurrahman, es el teórico y uno de los fundadores de Jamaah Ansharut Daulah (JAD), el grupo radical islamista más activo en Indonesia en los últimos dos años.

El acusado acudió esta mañana a los juzgados del distrito sur de Yakarta para la primera vista de su juicio sin abogado defensor y la corte le asignó uno de oficio.

El tribunal puede imponerle la pena de muerte por su responsabilidad en el atentado perpetrado en enero de 2016 cerca de un centro comercial de la capital.

Abdurrahman ha cumplido varias condenas anteriores por actividades terroristas, la última de ellas fue una pena de 9 años de prisión por establecer un campo de entrenamiento yihadista en Aceh, provincia indonesia situada en la isla de Sumatra y la única del país en la que rige la sharia debido a la autonomía especial de la que disfruta.

El clérigo, que juró lealtad al EI desde la cárcel, debía haber salido en libertad en agosto de 2016, pero le impusieron prisión preventiva como sospechoso en el citado atentado y en otros ataques.

La directora del Instituto de Análisis de Políticas en Conflicto (IPAC), Sidney Jones, dijo a Efe en conversación telefónica que el resultado del proceso contra el clérigo podría depender del testimonio de Zainal Anshori, líder operativo de JAD condenado a 7 años de prisión el lunes pasado.

El JAD surgió en 2015 de la asociación de varios grupos radicales bajo la tutela ideológica de Abdurrahman desde la cárcel y en enero de 2017 el Departamento de Estado de EEUU lo clasificó como una organización "terrorista global".

Jones indicó que las células de JAD comenzaron a actuar de forma independiente tras el arresto en 2017 de Anshori y otros miembros importantes de la organización.

Indonesia, donde la población musulmana representa cerca del 88 por ciento de los 260 millones de habitantes, ha sufrido varios atentados yihadistas, entre ellos el perpetrado en la turística isla de Bali en 2002, que causó 202 muertos.