Diario Vasco

Ginebra, 15 feb (EFE).- La multinacional suiza Nestlé obtuvo un beneficio neto atribuido de 7.200 millones de francos suizos (6.234 millones de euros) en el ejercicio fiscal de 2017, lo que representa un descenso del 15,8 % con respecto al año precedente.

Esta caída se debe principalmente a una devaluación extraordinaria del valor de la división de Cuidado de la Piel de Nestlé, que refleja las actuales perspectivas de negocio.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 9.493 millones de francos (8.220 millones de euros) frente a los 12.526 millones de francos (10.846 millones de euros) en 2016.

El beneficio neto de explotación sumó 7.538 millones de francos (6.527 millones de euros) en comparación con los 8.883 millones de francos (7.691 millones de euros) del año anterior.

Las ventas de la multinacional ascendieron el año pasado a 89.800 millones de francos (77.753 millones de euros), un 0,4 % más.

Por zonas geográficas, en las Américas, Nestlé registró unas ventas de 28.500 millones de francos (24.677 millones de euros) en 2017, un 1,2 % más.

El consejero delegado de Nestlé, Mark Schneider, señalo que el aumento de las ventas en Europa y Asia fue "alentador", mientras que en Norteamérica y Brasil el entorno fue "difícil" en 2017.

En la zona de Europa, Oriente Medio y norte de África Nestlé registró un volumen de negocio de 16.500 millones de francos (14.287 millones de euros), un 5,1 % menos.

En Asia, Oceanía y África subsahariana la cifra de negocios bajó un 2 %, hasta 16.200 millones de francos (14.027 millones de euros)

Por divisiones, las ventas de Nestlé Agua aumentaron un 0,2 % hasta 8.000 millones de francos (6.927 millones de euros), en tanto que el negocio de Nutrición registró un volumen de negocio un 0,5 % mayor, hasta 10.400 millones de francos (9.005 millones de euros).

En el apartado de otros negocios (Nespresso, Ciencia de la Salud, Nutrición Médica, Cuidado de la Piel) la multinacional sumó una cifra de negocios de 10.200 millones de francos (8.832 millones de euros), un 5 % más que en 2016.

Nestlé propondrá en su Junta General de Accionistas del 12 de abril un dividendo de 2,35 francos (2,03 euros) por acción, lo que supone un aumento de cinco céntimos.

Para 2018, la compañía prevé un aumento de las ventas de entre un 2% y 4 % y unos costes de reestructuración de unos 700 millones de francos (606 millones de euros).

La multinacional suiza también espera que la reforma fiscal impulsada por EEUU a finales de 2017 y que reduce el impuesto de sociedades del 35 % al 21 %, resulte en una reducción de gastos tributarios de unos 300 millones de francos (260 millones de euros) al año.

Además, la reducción del tipo impositivo otorgó a Nestlé un beneficio en impuestos diferidos en 2017 de unos 850 millones de francos (736 millones de euros).

La empresa anunció a su vez que ha decidido estudiar opciones estratégicas, incluida una eventual venta, de su negocio de Seguros de Vida Gerber, que forma parte de Nestlé desde 2007 a raíz de la adquisición de Gerber y cuyas ventas ascendieron el año pasado a 840 millones de francos (727 millones de euros).

También dijo que no renovará a partir del 21 de marzo el acuerdo accionarial entre Nestlé y la familia Bettencourt (L'Oréal), y aclaró que no pretende aumentar su participación en la firma de cosmética.