Diario Vasco

Zaragoza, 15 feb (EFE).- El Arzobispado de Zaragoza ha mostrado su "profunda repulsa y condena" ante las palabras pronunciadas por el pregonero del carnaval de Santiago de Compostela en las que agraviaba a la Virgen del Pilar, y ha advertido de que la libertad de expresión "no ampara ofensas e injurias".

En el pregón de las fiestas de carnaval de la capital gallega, el dramaturgo Carlos Santiago, representando un monólogo que ha interpretado en numerosas ocasiones, hizo alusiones a "los huevos" del apóstol Santiago e hizo insinuaciones sobre felaciones de la Virgen del Pilar al santo.

Para el Arzobispado de Zaragoza estas manifestaciones no tienen cabida "en una sociedad democrática y de derecho", y reiteran en un comunicado de prensa que "no pueden escudarse en una pretendida cultura popular ni tan siquiera en la creatividad o la sátira".

Agregan que este pregón supone una "expresión de desprecio" ante la fe que profesan muchas personas, "que han sido heridas vilmente en sus sentimientos más profundos y valiosos".

También entienden desde el Arzobispado de Zaragoza que estas ofensas no se dirigen contra un acontecimiento lejano y pasado, "sino contra la presencia constante de la Virgen María del Pilar en la vivencia personal de la fe de una comunidad cristiana grande y con solera, como la zaragozana; y contra la identidad cultural de la sociedad aragonesa y española, abierta con vínculos de hermandad a los pueblos de América".

Ante esta situación, el Arzobispo ha dispuesto que en todas las eucaristías que se celebren el próximo domingo en las parroquias y templos de la archidiócesis se haga una oración de desagravio y reparación.