Diario Vasco

Tokio, 15 feb (EFE).- Un grupo de afectados por el ciberataque al mercado nipón de criptomonedas Coincheck presentó hoy una demanda contra el operador, en la que reclaman compensación por las pérdidas derivadas del que ha sido hasta ahora el mayor hackeo en el sector.

La demanda colectiva fue presentada en el Tribunal del Distrito de Tokio por cinco particulares y dos empresas, a los que se sumarán otros veintisiete denunciantes a finales de mes, según anunció hoy Kanehito Kita, uno de sus representantes legales, en rueda de prensa.

El primer grupo de afectados reclama a la casa de cambio que les reembolse 19,5 millones de yenes (147.000 euros) por el valor de las criptomonedas NEM desaparecidas en el ataque, así como de otras divisas virtuales que se devaluaron a raíz del suceso.

Coincheck ha prometido que reembolsaría parte de las pérdidas sufridas por los usuarios afectados por el hackeo perpetrado el pasado 26 de enero, aunque cuando se cumplen casi tres semanas del suceso sigue sin precisar cuándo lo hará.

El operador de criptomonedas, uno de los mayores del país asiático, también congeló las transferencias en yenes y en otras divisas virtuales a raíz del hackeo, y a día de hoy todavía aplica restricciones que impiden retirar grandes cantidades de dinero o intercambiar algunas de las monedas virtuales.

El ataque causó la desaparición de monedas NEM por valor de unos 58.000 millones de yenes (436 millones de euros), lo que afectó a unos 260.000 clientes.

Tras conocerse que el hackeo fue posible debido a las brechas de seguridad de Coincheck, el regulador financiero de Japón instó a este y a los otros 31 operadores nipones del sector a corregir estos fallos y a tomar más medidas para evitar casos similares.

Las autoridades niponas continúan investigando el suceso para tratar de hallar a los responsables, una tarea que presenta enormes complejidades técnicas, mientras que algunos expertos han señalado que la mayoría de las NEM robadas han sido intercambiadas por otras criptodivisas, lo que dificultaría aún más esta labor.

El ciberataque recuerda al que sufrió la también firma japonesa Mt. Gox en 2014, declarada en quiebra tras su hackeo, y además de exponer las debilidades de las casas de cambio de criptomonedas, generó notables sacudidas en la cotización del bitcóin y de otras de las principales divisas de este tipo.