Diario Vasco

Fráncfort , 14 feb . - El grupo industrial alemán ThyssenKrupp ganó en el primer trimestre de su año fiscal, que comenzó en octubre, 78 millones de euros, casi diez veces más que un año antes, cuando tuvo un beneficio de 8 millones de euros, por la mejora en el negocio de acero y reducción de costes.

ThyssenKrupp informó hoy de que en el primer trimestre de su ejercicio, la reforma fiscal en EEUU tuvo un efecto negativo contable extraordinario de 87 millones de euros.

La facturación bajó en el mismo periodo un 3 % (9.817 millones de euros) y la entrada de pedidos empeoró un 2 % (9.741 millones de euros), tras la venta de su división de acero en las Américas y por los efectos negativos del tipo de cambio del euro.

Descontados los efectos de cartera y de la fortaleza del euro, el volumen de negocios hubiera subido un 3 % y la facturación, un 4 %.

"La evolución positiva del resultado muestra que nuestro programa para incrementar la capacidad de rendimiento funciona. Avanzamos en la transformación de Thyssenkrupp en un consorcio industrial fuerte", dijo el presidente de la compañía, Heinrich Hiesinger.

El beneficio operativo se incrementó un 75 %, hasta 422 millones de euros.

La división de elevadores mejoró su resultado un 3 %, hasta 220 millones de euros, mientras la de componentes lo hizo un 2 %, hasta 77 millones de euros, en este último caso por la demanda de componentes automovilístico en Europa Occidental y en China.

El grupo industrial alemán tiene deudas netas de 3.544 millones de euros (un 35 % menos que un año antes).