Diario Vasco

Jerusalén, 14 feb (EFE).- Los principales socios en la coalición gubernamental del primer ministro Benjamín Netanyahu, defendieron hoy su presunción de inocencia tras la recomendación anoche de la Policía de que imputarle por corrupción, y señalaron que esperarán a la decisión de la Fiscalía para tomar una decisión sobre su apoyo.

El ministro de Educación y miembro destacado de la coalición, Naftalí Benet, se mostró crítico con el comportamiento de Netanyahu y aseguró que "aceptar regalos en grandes cantidades durante un largo periodo de tiempo" no está "a la altura del estándar" que se espera de los líderes de Israel.

Si bien no es necesario que estos lleven "una vida excesivamente modesta", si que deben ser un ejemplo a seguir por los ciudadanos, señaló en un discurso en una conferencia de autoridades municipales y locales de Tel Aviv, en la que también intervino el jefe del gobierno, que defendió su inocencia.

A pesar de estas críticas, Benet destacó que Israel es un estado de derecho y que respeta la presunción de inocencia hasta que no haya un veredicto judicial firme.

"Confío en los policías y en el jefe de la Policía", dijo y añadió que esperará "hasta la decisión del fiscal general, Avihai Mandelbleit" para tomar una decisión sobre la continuidad de su apoyo al Ejecutivo.

"La ley en Israel es clara y determina que el primer ministro puede permanecer en su puesto incluso después de las recomendaciones de la Policía", anotó.

Otro socio clave, el titular de Defensa, Avidgor Liberman, quitó importancia a las recomendaciones policiales y consideró que "hay una institución que decide si un hombre es culpable o no, el tribunal, no los medios".

A su entender, la controversia por las conclusiones policiales son "literatura barata, un reality", y afirmó que a él "no le gustan los realities".

La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, del conservador Hogar Judío, declaró que "hay que tener cuidado de no criminalizar los procesos políticos" y recordó que "la Policía no recomienda ni decide", sino que "quien decide acusar a un político es el fiscal general".

El ministro del Interior y líder del partido ultraortodoxo Shas, Arie Deri, estimó que el Ejecutivo que lidera Netanyahu es "el más social" en el que ha participado y que "rezará para que este gobierno continúe así hasta el final".

El titular de Finanzas, Moshe Kahlón, también minimizó lo que consideró "murmuraciones del público" y pidió esperar hasta que la Fiscalía decida.