Diario Vasco

Madrid, 14 feb (EFE).- Los diputados socialistas Antonio Pradas y Miguel Ángel Heredia han denunciado hoy los recortes del número de agentes de Policía y Guardia Civil en Andalucía desde que gobierna el PP y han acusado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, de estar "castigando" a la región en materia de seguridad.

Pradas y Heredia han registrado una iniciativa en el Congreso en la que piden al Ejecutivo que aumente el número de efectivos y las partidas de equipamiento para los dos cuerpos de seguridad en Andalucía, con especial atención a zonas como el Campo de Gibraltar por la mayor inseguridad o a temporadas como la de verano ante el aumento de población por el turismo.

Ha explicado que de 2011 a 2016 ha habido una reducción de 2.158 agentes en Andalucía -1.262 policías y 896 guardias civiles-, según los datos facilitados por el propio Ejecutivo en respuestas parlamentarias, a lo que hay que sumar la carencia de equipamientos.

Así, han apuntado que sólo un 5 por ciento de la inversión en cuarteles de la Guardia Civil en todo el territorio nacional se ha destinado a Andalucía, así como un 15 por ciento en el caso de la destinada a comisarías de la Policía Nacional.

Pradas ha denunciado la "insensibilidad" de Juan Ignacio Zoido y ha señalado que el ministro y su equipo están "noqueados" porque no resuelven los problemas en esta materia en Andalucía.

"Las competencias de seguridad del Estado son del Gobierno central, si no es capaz de afrontarlas que se lo diga claramente a los andaluces", ha dicho Pradas sobre Zoido.

Heredia, por su parte, ha apuntado que Zoido "machaca y castiga" Andalucía a la vista de la falta de inversiones y los recortes de material y agentes.

El diputado socialista también ha considerado que el ministro "no quiere ver" el problema que hay en el Campo de Gibraltar, donde se necesitan unos 700 efectivos más, y ha hablado de otros problemas de falta de material, como es el caso de chalecos.

La iniciativa socialista pide al Gobierno que se recuperen los efectivos perdidos en seis años, que aumente la dotación de agentes en Campo de Gibraltar y en toda la región durante el verano, que se atienda también al problema de los robos en el campo y que haya una "retribución justa" para estos trabajadores.