Diario Vasco

Londres, 14 feb (EFE).- El Festival de Flamenco de Londres comienza hoy su quinceava edición con una apuesta distinta que se adapta al "refinamiento" del gusto del público británico, que este año aplaudirá especialmente a las mujeres destacadas en este arte.

El director del festival, Miguel Marín, declaró a Efe que sería un verdadero problema que en Londres se esperara el mismo flamenco de hace años y que los artistas tuvieran que repetir sus actos "una y otra vez", reiterando ideas "que a lo mejor pertenecen al pasado, pero que no se corresponden con el momento actual".

Parte de la labor de este certamen en la última década y media ha sido descubrir el arte jondo al público internacional, pero también encontrar nuevas formas de hacer flamenco, romper con los prejuicios y transmitir las emociones que refleja esta forma artística.

Con estos objetivos siempre presentes, el festival ha ido evolucionando hasta convertirse en una de las mejores ofertas de flamenco fuera de España y este año presenta su cartel bajo el título de "Mujer y creación".

"Empezamos a trabajar en esta propuesta hace un año", relató Marín, quien espera que este evento acabe con estereotipos acerca de la mujer en la danza y pueda contribuir a mejorar el problema de la desigualdad de género, ya que opina que "todos deberíamos poner nuestra energía en ayudar a que desaparezca".

El espectáculo propuesto por la compañía de María Pagés, "Yo, Carmen", es un ejemplo claro de esto, pues toma prestado el clásico personaje de Mérimée y lo transforma de una Carmen víctima a una Carmen dueña de su vida, un proceso que "recupera la voz y la experiencia" de mujeres reales, explicaron desde la organización.

Al mismo tiempo, la propuesta de Úrsula López, Tamara López y Leonor Leal, que rinde homenaje al pintor Julio Romero de Torres, presenta una oportunidad para desafiar los clichés del arte jondo, desmontando la imagen tradicional de la mujer que reflejaba el pintor por otra más liberada.

"Los festivales tienen vida propia", dijo Marín, quien considera que estos eventos no surgen de una idea concreta sino que se adaptan a la realidad social.

"Sería artificial presumir de que el mercado se adapta a mis ideas; el festival refleja la realidad del día a día y las inquietudes del momento", apuntó el director.

Plasmar la cotidianeidad y denunciar aquello que preocupa y altera es un elemento fundamental de cualquier forma de expresión artística, y el hecho de que el flamenco continúe otorgando un medio de expresión para estas inquietudes, a su juicio, explica que se mantenga "relevante" en nuestro tiempo.

Los organizadores del espectáculo resaltan además la importancia de la presencia de artistas jóvenes, que no debe ser subestimada, ya que algunos de ellos no han tenido hasta ahora la oportunidad de salir al panorama internacional.

"Para la trayectoria profesional del artista triunfar en tu tierra es un punto de inflexión, pero también lo es triunfar en un contexto en el que no te conocen personalmente", apostilló Marín.

Para el director, dar una plataforma al flamenco fuera de España supone otorgar una oportunidad al acercamiento entre la cultura española y la de otros países, y que se conozca lo propio de esta tierra a "un nuevo nivel".

"El arte permite conocer el nivel más profundo de una cultura sin palabras, sin definiciones, sin fronteras en ese sentido", señaló el responsable del certamen, quien concluyó que "la intensidad del sentir" es precisamente lo que define este estilo musical y de danza.

El Festival de Flamenco empieza hoy en el teatro Sadler's Wells de Londres, donde se desarrollará hasta el próximo día 25, cuando comenzará su gira en otras ciudades del Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.