Diario Vasco

Alicante, 14 feb (EFECOM).- La Universidad de Alicante (UA) lidera un proyecto europeo para diseñar un dispositivo capaz de generar hidrógeno a partir de energía solar, con el objetivo de hacer frente al agotamiento de los combustibles fósiles como fuentes energéticas y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta investigación parte de la fotosíntesis artificial, la cual se presenta como una de las técnicas más sostenibles para obtener hidrógeno como combustible a partir de dos recursos: la energía solar y el agua.

El proyecto europeo que coordina la UA, denominado 'FotoH2', se centra, precisamente, en el diseño y desarrollo de un dispositivo fotoelectroquímico capaz de producir la conversión directa de energía solar en energía química contenida en los enlaces de las moléculas de hidrógeno.

"La fotosíntesis artificial es una de las alternativas que puede contribuir a rebajar nuestra dependencia de energías de carácter no renovable", ha explicado el investigador principal del proyecto, Roberto Gómez, del Departamento de Química Física y miembro del Instituto Universitario de Electroquímica de la UA.

La aproximación que se adopta en 'FotoH2' es "altamente innovadora, sobre todo en lo que se refiere al diseño del dispositivo en forma de paneles planos y a la utilización de membranas de electrolito polimérico, empleadas en otros dispositivos electroquímicos como electrolizadores de agua o células de combustible", según el comunicado de la UA.

Se pretende, entre otros objetivos del 'FotoH2', que el dispositivo produzca hidrógeno puro y seco con células construidas a partir de materiales asequibles y abundantes.

"Para que el hidrógeno sea competitivo a nivel económico con tecnologías convencionales se deben reducir, por un lado, los costes asociados a su producción y, por otro, los riesgos que implica su transporte y almacenamiento", ha señalado Gómez.

La obtención de energía renovable de manera eficiente es una de las líneas de investigación más emergentes.

En este sentido, ha destacado el científico de la UA, "la radiación solar aporta energía a la Tierra con una intensidad de 120.000 TW, una cantidad que es superior en cuatro órdenes de magnitud al consumo tecnológico realizado por el hombre".