Diario Vasco

Lisboa, 14 feb (EFE).- El arte contemporáneo portugués acudirá este año a ARCO Madrid reforzado, no solo por el incremento de sus galerías, que serán quince, sino por la transversalidad de su presencia, puesto que participará en todos los programas comisariados, además de en foros y charlas.

Así lo expuso hoy el director de ARCO, Carlos Urroz, en la presentación en Lisboa de la próxima edición de la feria que, como en anteriores ocasiones, tuvo lugar en la residencia del embajador español en Portugal, el Palacio de Pavilhã.

Este acto sirve para abrir boca ante la próxima llegada de una nueva edición de ARCO Lisboa, evento que, pese a su juventud, cuenta ya con una gran aceptación y también para conocer algunos de los pormenores de la presencia lusa en IFEMA, donde ARCO Madrid se celebrará del 21 al 25 de febrero.

Urroz destacó que este año -en el que no habrá país invitado sino "concepto invitado", el futuro- Portugal contará con quince galerías, dos más que el año pasado y la mayoría de ellas en el programa general.

Es el caso de las lisboetas 3+1 arte contemporánea; Vera Cortês; Baginski; Galeria/projectos; Caroline Pagés; Cristina Guerra Contemporary Art; Filomena Soares; Bruno Murias y Pedro Cera, y las originarias de Oporto Pedro Oliveira; Nuno Centeno y Quadrado Azul.

Pero además, agregó Urroz, la intención de ARCO Madrid es que "el arte portugués esté presente no solo en la sección general sino en todas las comisariadas" y se ha conseguido con una participación que "es transversal".

En el programa Diálogos participará Graça Brandão, de Lisboa, y en Opening estarán Francisco Fino; Madragoa y Pedro Alfacinha, también de la capital lusa.

Mientras, en la sección centrada en el "concepto invitado" de esta edición, que lleva por título un frase del escritor argentino Jorge Luis Borges, "El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer", habrá obras de artistas portugueses como Hugo Canoilas o Pedro Neves Marques.

Sobre este original giro de ARCO Madrid, que el año pasado sí contó con un país invitado, Argentina, Urroz explicó que se trata de una forma de que el arte contemporáneo exponga sus reflexiones "sobre una preocupación que todos tenemos hoy en día".

"Se refiere a la idea de sostenibilidad, de las cosas que se pierden con el avance tecnológico", comentó.

"La idea de lo nacional está cada vez más en duda por los artistas", expuso, puesto que pueden trabajar con galerías que no se correspondan con su nacionalidad o generar sus obras residiendo en otros países.