Diario Vasco

París, 14 feb (EFECOM).- Únicamente un 0,3 % de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por el consumo energético estaban gravadas en 2015 con un nivel de impuestos mínimo para compensar los costos de esta contaminación, según la OCDE.

Ese porcentaje resultaba de tomar 30 euros por tonelada de CO2 como baremo mínimo para compensar las emisiones de ese gas, principal responsable del calentamiento climático, indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe publicado hoy.

Y tenía en cuenta que entre 2012 y 2015 la cobertura con algún tipo de tasa sobre el carbono en los 35 países miembros de la OCDE y en otros siete emergentes miembros del G20 -que en conjunto representan el 80 % del uso de energía a nivel global- había pasado del 1 % al 6 % de las emisiones.

Más allá de este resultado, los autores del estudio subrayaron que "casi todos" los impuestos que gravan la energía son "demasiado bajos desde el punto de vista medioambiental", y que en la evolución entre 2012 y 2015 "no hay signos de que el principio de que el que contamina paga" esté arraigando.

Sin embargo, en la energía utilizada para el transporte por carretera, un 97 % de las emisiones están sometidas a algún tipo de fiscalidad.

El porcentaje de esa energía que soporta gravámenes por encima de los costos climáticos pasó del 46 % en 2012 al 50 % en 2015 (de hecho un 47 % soportaba entonces cargas superiores a los 50 euros por tonelada de CO2, frente al 37 % tres años antes).