Diario Vasco

Madrid, 14 feb (EFE).- Marta Sánchez se pone este sábado "contra las cuerdas" en un formato desnudo, solo a piano y voz, y con todo el aforo agotado desde hace meses para disfrutar de su debut en el Teatro de la Zarzuela, el mismo en el que "tantos aplausos" recibió su padre, el bajo barítono Antonio Sánchez Camporro, ya fallecido.

"Me costará no emocionarme. Este es un lugar que significa muchas cosas, porque aquí vino mucho con (mi padrino) Alfredo Krauss. No sé si me tocará el mismo camerino que a él, pero sí sé que esa noche estarán por aquí acompañándome", ha afirmado la artista hoy ante los medios en la presentación del espectáculo.

Sánchez (Madrid, 1966), que ha llegado con media hora de retraso al acto, repasará 30 años de carrera que discográficamente alcanzan hasta "21 días" (2015), cuya continuación, para la que ya maneja algunas composiciones junto al productor Pablo Ochando, ha dejado aparcada de momento para volcarse de lleno en esta experiencia.

"Este reto me ha hecho mejor y ha conseguido que disfrute de mi música al máximo. Muchas han sido las ocasiones en las que me han propuesto hacer algo así y yo me mostraba reacia, no porque no me gustara la idea, sino por aplazarlo al máximo. Ahora pienso que lo tenía que haber hecho mucho antes", ha reconocido.

Sánchez, que ha dicho sentirse "muy afortunada" por esta oportunidad que le brinda el Teatro de la Zarzuela, ha escuchado atentamente las palabras que en su honor ha pronunciado el director de este centro, Daniel Bianco.

"Marta es una artista de referencia en la música de nuestro país y la voz más importante del pop", ha opinado.

Frente a quienes no entienden la inclusión de una intérprete y autora de su estilo en el programa del teatro, Bianco ha defendido que "pop es una contracción de la palabra popular, es decir, algo estimado y conocido por el público en general".

"Eso es La Zarzuela, de ahí lo oportuno de este concierto aquí", ha remachado ante lo que en su opinión será "un espectáculo propio de una grande", que ofrecerá la oportunidad de "escucharla en la cercanía".

Respecto al repertorio, que interpretará acompañada del pianista Iván "Melón" Lewis y de las coristas Cristiana López y Yolanda Cuesta, Sánchez ha anticipado que le ha dado "la vuelta como a un calcetín" a sus éxitos hasta volver a enamorarse de ellos.

Tanto es así que no ha descartado publicar en el futuro un disco titulado "Piano y voz" bajo este mismo formato, que posteriormente paseará por otros puntos, como el Teatro El Círculo de Rosario (Argentina) el 28 de febrero.

"Es un show difícil de defender, porque yo me exijo mucho. No voy a cantar todo suavito, quiero llenar las paredes de este lugar con mi voz", ha prometido la cantante, antes de vaticinar con sorna: "Si me siento cómoda en este formato, no veis más lentejuelas".

Sin invitados ("el sábado voy a ser muy egoísta", ha explicado), en su show sí se colarán algunas versiones, como el tango "Nostalgias" o la copla "Y sin embargo te quiero", además de tres "dedicatorias muy sentidas", una de su etapa en Olé Olé.