Diario Vasco

Lisboa, 14 feb (EFE).- El Banco Comercial Portugués (BCP), una de las mayores entidades financieras del país, obtuvo un beneficio de 186,4 millones de euros en 2017, casi ocho veces más que las ganancias de un año antes, que fueron de 23,9 millones.

En un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) lusa, el banco precisó que estos resultados se vieron beneficiados por la mejora del desempeño de la actividad en Portugal, que tuvo una contribución positiva de 39 millones (pérdidas de 157 millones en 2016).

A su vez, procedente de su actividad internacional, la entidad obtuvo 146,2 millones, un 15 % menos que en el mismo periodo de 2016.

El margen financiero del banco -diferencia entre los intereses cobrados en préstamos y los pagados en depósitos- creció un 13,1 %, hasta los 1.391,3 millones, en parte gracias a la conclusión del reembolso de los "CoCos", como se conoce a los bonos contingentes convertibles a través de los cuales recibió ayuda estatal.

El producto bancario -equivalente a los ingresos de la entidad- aumentó un 4,8 %, hasta los 2.197,5 millones, y los costes operacionales se elevaron en un 22,3 %, hasta 954,2 millones.

En cuanto a los ratios de solvencia de la entidad, el "Core Tier 1 fully implemented" se situó en el 11,9 %, superior al 9,7 % del cierre de 2016, y el ratio del crédito en riesgo bajó hasta el 9,3 % del total.

El principal accionista del BCP es el grupo chino Fosun, que controla el 25 % del capital, seguido de la petrolera angoleña Sonangol (15 %), el fondo de inversión estadounidense Blackrock (2,6 %), la eléctrica lusa EDP (2 %) y otros accionistas menores.

El Banco Sabadell era uno de los accionistas históricos de la entidad hasta finales de 2016, cuando vendió su participación tras la entrada de Fosun.

Las acciones del BCP, que opera en Portugal, Polonia, Mozambique y Angola, ganaron hoy un 3,39 % en la Bolsa de Lisboa, hasta los 0,3048 euros por título.