Diario Vasco

San Fernando de Henares , 14 feb .- Dos directivos de una de las empresas que presuntamente financió de manera ilegal al PP valenciano han testificado hoy en el juicio que se pagaron facturas a la trama Gürtel por servicios que su jefe ordenó contratar y que no tienen constancia de que se realizasen.

LA FRASE DEL DÍA: "Vino, me trajo un contrato, me dijo que lo firmara y que eso era un tema del que se encargaba él. Vino y lo firmé", ha dicho uno de estos empleados sobre su jefe, Gabriel Alberto Batalla, uno de los empresarios que confirmó haber financiado irregularmente al PP valenciano a través de pago de facturas a Orange Market (filial valenciana de la Gürtel) por actos electorales del partido.

EL PERSONAJE: Hoy han sido dos los personajes que han protagonizado el juicio, los dos empleados que firmaron contratos o facturas de su empresa con la Gürtel por orden de su jefe y que, según han manifestado, no tienen constancia de que los servicios contratados finalmente se realizasen.

LA ANÉCDOTA: Cuando ha entrado uno de los testigos, el juez José María Vázquez Honrubia le ha preguntado si conocía personalmente a alguno de los acusados del juicio.

El testigo, sin apenas mirar, ha negado tener relación con nadie, a lo que el juez le ha dicho "pero vuélvase y mírelos". "Bueno, si los veo desde la pantalla", ha dicho el testigo.

AGENDA: El juicio continúa mañana a las 10.00 horas en la Audiencia Nacional con las declaraciones de más testigos.