Diario Vasco

Bruselas, 14 feb (EFECOM).- El ministro de Economía, Luis de Guindos, hará valer hoy ante la Eurocámara la mejora de la economía española mientras ha estado al frente del ministerio como credencial para ser elegido vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), al tiempo que defenderá la independencia de esta institución.

"Voy a indicar todas las medidas que se han tomado en los últimos años. Ha habido que tomar muchas medidas muy difíciles, muchas centradas en el sector bancario (...) y simultáneamente voy a defender la independencia de los bancos centrales en la ejecución de la política monetaria", dijo de Guindos a su llegada a la comparecencia en el Parlamento Europeo.

Los candidatos a la vicepresidencia del BCE - el propio de Guindos y el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane- comparecen hoy a puerta cerrada ante eurodiputados de la comisión de Economía del Parlamento Europeo en un primer encuentro informal con la Eurocámara, previo al nombramiento de uno de ellos por el Eurogrupo el próximo lunes.

"Creo que puedo aportar fundamentalmente seis años de experiencia, lógicamente en momentos muy difíciles, un saneamiento sin precedentes de un sistema bancario y lógicamente mi apoyo incondicional al mandato que tiene el Banco Central Europeo", señaló.

El ministro aseguró que transmitirá a los eurodiputados que las medidas adoptadas por España "han ayudado a que los impulsos monetarios (del BCE) lleguen a las familias y a las empresas no financieras".

Asimismo subrayó la mejora conseguida por la economía española desde 2012, cuando el país no consiguió colocar a un español en el directorio ejecutivo en sustitución del saliente José Manuel González-Páramo.

El titular de Economía dijo que en 2012 "España había perdido prestigio y también muchísima reputación" en Europa, pero que a día de hoy la situación es diferente.

"España crece por encima del 3 %, tiene un sistema financiero saneado, la prima de riesgo en torno a 70 puntos básicos, hay superávit de cuenta corriente y no tenemos burbuja inmobiliaria ni de crédito", resumió.

"Son cuestiones que hay que poner en valor y permitir que España recupere su presencia en las instituciones europeas", dijo el ministro, quien insistió en que "esta es una posición importante para España".

Preguntado sobre si confía en que el PSOE acabe apoyando su candidatura, de Guindos se limitó a señalar que "cada uno tiene que justificar sus posiciones".

El ministro aseguró también que defenderá la independencia del Banco Central Europeo y argumentó que como ministro "nunca" interfirió en las decisiones de organismos supervisores y reguladores.

Asimismo, aseguró que abogará ante los eurodiputados por el "control parlamentario" y la "transparencia" de la institución.

Interrogado sobre su fecha de salida del ministerio de Economía, de Guindos señaló: "cuando lo decida el Consejo Europeo yo ya no seré ministro".

El Eurogrupo -los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona- nominará el próximo lunes 19 de febrero a uno de los candidatos, que deberá obtener el apoyo de una mayoría cualificada -al menos 14 países de la eurozona que representan al menos al 65 % de su población- y será designado formalmente al día siguiente por los ministros de Economía de toda la UE (el Ecofin).