Diario Vasco

Harare, 14 feb (EFE).- El líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), principal partido opositor de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, falleció hoy tras luchar contra un cáncer de colon, informó el vicepresidente del partido.

"Como saben, nuestro presidente no se ha sentido bien desde hace algún tiempo, es triste para mí anunciar que hemos perdido nuestro icono, un luchador por la democracia", escribió en su cuenta de Twitter el "número dos" del opositor MDC, Elias Mudzuri.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia, la fiesta y la nación en este momento", añadió Mudzuri.

En los últimos días, medios locales apuntaron a que el número uno del MDC, de 65 años, se encontraba en el hospital Wits Donald Gordon de Johannesburgo "afectado por el agotamiento y la pérdida de peso y masa muscular".

Es ahí donde supuestamente el también primer ministro de Zimbabue de 2009 a 2013 perdió la batalla contra el cáncer que padecía.

En esta última etapa, varios medios apuntaron a una división en el seno de su formación de cara a las elecciones generales que deben celebrarse antes de julio, en las que el MDC tratará de desalojar del poder al partido gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), y a su líder y actual presidente del país, Emmerson Mnangagwa.

El delicado estado de salud de Tsvangirai durante este último periodo aumentó las luchas internas, ya que algunos líderes intentaron obtener ventaja para hacerse con el control del partido tras el fallecimiento de su líder.

El secretario general del MDC, Douglas Mwonzora, dijo recientemente a Efe que el partido estaba "muy preocupado" por su futuro sin Tsvangirai: "Es una marca y un estandarte".

El líder opositor fue una figura clave en la política reciente de esta nación sudafricana, al convertirse en la principal amenaza del ya derrocado presidente Robert Mugabe, a quien llegó a vencer en la primera vuelta de las elecciones de 2008 antes de retirar su candidatura para la segunda tras amenazas y una oleada de violencia política.

Tras la caída de Mugabe después del golpe militar del pasado noviembre y las promesas de su sustituto, Mnangagwa, de celebrar elecciones "limpias, justas y creíbles", se esperaba que Tsvangirai fuese el principal rival del oficialismo como líder de una coalición de varios partidos de la oposición.