Diario Vasco

Roma, 14 feb (EFECOM).- El grupo energético italiano Enel, propietario de la española Endesa, obtuvo ingresos de 74.700 millones de euros en 2017, lo que supone un 5,8 % más que en 2016, según los resultados provisionales del pasado ejercicio publicados hoy por la empresa.

Estos datos han sido acogidos positivamente por los inversores en la Bolsa de Milán, que han optado de inmediato por comprar acciones de Enel, tanto es así que han cerrado la jornada con unas ganancias de un 2,71 % y por un valor de 4,78 euros.

Enel dará a conocer los datos consolidados correspondientes al 2017 el próximo 22 de marzo y será entonces cuando informe sobre si en el conjunto del año registró beneficios o pérdidas.

De momento, en su página "web" ha publicado los positivos datos sobre sus ingresos y ha explicado que la mejora en esta partida se debe fundamentalmente "a las ventas de electricidad a los clientes finales, del transporte de electricidad y del comercio de electricidad y las ventas de combustible".

El grupo energético, fundado en 1963, informó también de que su resultado bruto de explotación (ebitda) en 2017 fue de 15.700 millones de euros, un 2,6 % más que los 15.300 millones de 2016.

Según sus estimaciones, el endeudamiento financiero neto a 31 de diciembre de 2017 se situará en los 37.400 millones de euros, lo que supone una ligera reducción de un 0,5 % frente a los 37.600 millones que acumulaba en 2016.

Los resultados son alentadores, según ha valorado el consejero delegado del grupo, Francesco Starace, en un comunicado, especialmente porque se han dado "en un entorno desafiante durante todo el año".

Starace ha destacado que los resultados son "testimonio de cómo la diversificación geográfica y la implementación efectiva de una estrategia sustentable a largo plazo" ha convertido a Enel "en una organización resiliente".

Y ha subrayado que el nivel de endeudamiento neto muestra "mejoras en comparación con los objetivos anunciados en noviembre, y todo ello a pesar de la menor disponibilidad de recursos hídricos y eólicos durante el año".

"El crecimiento de las energías renovables, la gestión eficiente de los costes y los resultados positivos del negocio minorista en Italia, además de la distribución en Sudamérica nos ha permitido contrarrestar esta disminución en la disponibilidad de recursos hídricos y eólicos en nuestros principales mercados", apuntó.

"Los sólidos resultados publicados en 2017 nos consienten confirmar los objetivos incluidos en el plan para 2018 y continuar con la implementación de nuestra estrategia para 2018-2020", añadió.

Starace se refería así al plan estratégico del grupo para 2018-2020 presentado el pasado noviembre en Londres, que incluye inversiones de 24.600 millones -4.700 millones en España y Portugal- y descarta grandes adquisiciones de compañías y operaciones que impliquen a la española Endesa, de la que Enel es principal accionista.

Con este plan, el grupo prevé alcanzar un resultado neto en 2020 de 5.400 millones de euros e incrementar hasta el 70 % el porcentaje del beneficio que destina a dividendos, desde el 65 % actual.

Además, la empresa está inmersa en un proceso de simplificación de sus estructuras, especialmente en Sudamérica, donde prevé reducir el número de compañías para que en 2020 sean menos de 30, frente a las 53 de 2017.

Enel, que a finales de 2017 tenía 62.900 empleados, produjo el pasado año 249,9 teravatios por hora (TWh) de electricidad, frente a los 261,8 TWh que produjo en 2016.