Diario Vasco

Madrid, 14 feb (EFE).- Cruz Roja Española destaca, cuando se van a cumplir siete años de la guerra en Siria, la necesidad de asistencia para la población civil por este conflicto que ha causado más de 300.000 muertos y que ha obligado a huir de sus hogares a la mitad de la población de ese país.

"Más de 13 millones de personas necesitan ayuda para sobrevivir, 6,5 millones no tienen qué comer y el 50 por ciento de las instalaciones de salud están fuera de servicio o seriamente dañados", explica la organización humanitaria.

Cruz Roja Española participa en la operación que mantiene la Cruz Roja Internacional a través del envío de ayuda humanitaria a Siria y la atención a personas refugiadas.

Hasta la fecha, desde España Cruz Roja ha realizado 16 envíos de ayuda no alimentaria, como kits de higiene, utensilios de cocina, bidones para el almacenamiento de agua, mantas y toldos para albergues, además de un autobús para la donación de sangre.

Fuera de Siria, la operación de mayor envergadura se concentra en Grecia, donde el trabajo se centraliza en los campos de acogida y la zona urbana de Atenas.

También mantiene un dispositivo de apoyo en otros países en su respuesta a los migrantes y personas refugiadas tanto en Serbia como en Líbano.

Cruz Roja Española coordina además el Proyecto ESIRAS (Empleabilidad e Integración Social de Refugiados y Solicitantes de Asilo) "destinado a la mejora sociolaboral de personas refugiadas y solicitantes de asilo que se desarrollará en siete ciudades europeas de Reino Unido, Francia, Austria, Dinamarca, Italia, Eslovenia y Chipre", señala María Alcázar, directora de Cooperación Internacional de Cruz Roja Española.

El programa, financiado por la Comisión Europea, se extenderá hasta el 30 de junio de 2019.

Cruz Roja y de la Media Luna Roja mantiene una amplia operación humanitaria en la que desempeña un papel clave la Media Luna Roja Árabe Siria, que ha perdido a más de 66 voluntarios y voluntarias mientras ayudaban a la población civil, recuerda la ONG.