Diario Vasco

Madrid, 14 feb (EFE).- El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha reprochado hoy a Ciudadanos que hable de "pureza" y después un informe del Tribunal de Cuentas haya detectado irregularidades en sus cuentas, lo que podría acabar con la apertura de un expediente sancionador.

"Hay ciudadanos y políticos de este país en el banquillo por cosas como las que aparecen ahí", ha alertado Maíllo en los pasillos del Congreso, que ha puesto como ejemplo de esas irregularidades la contratación de personal del partido con dinero de los ayuntamientos.

"No vale hablar de errores administrativos, sino dar explicaciones", ha dicho Maíllo, que ha recordado que el Tribunal de Cuentas ha equiparado la irregularidad de las cuentas de Cs a las que tienen IU o Bildu.

Unas cuentas que, ha insistido, "son ilegales" y es razonable que se exija explicaciones a Ciudadanos. Y como "no quieren" hacerlo en el Congreso tendrá que explicarlo en el Senado, ha apostillado.

Su compañero de partido y portavoz en la Comisión del Tribunal de Cuentas, Juan Bravo, ha repetido que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, debería asumir también la exigencia de dimisión que él mismo le reclama al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por los casos de corrupción.

Ha replicado desde Ciudadanos el secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, que ha pedido al PP que se preocupe menos de Cs y más de los casos de corrupción que tiene en los juzgados.

"No tiene nada que ver una cosa con la otra", sostiene Gutiérrez, que ha asegurado que no hay ninguna "ilegalidad" en las cuentas de su partido y ha recordado que el Tribunal de Cuentas no ha abierto todavía ningún expediente.