Diario Vasco

Madrid, 14 feb (EFECOM).- El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha presentado hoy el plan de actuación del supervisor para 2018 y ha defendido su actuación en la autorización de la OPA de la italiana Atlantis sobre Abertis, un asunto en el que ha discrepado con el Gobierno, aunque no teme acciones legales.

Asimismo, Albella ha explicado que la CNMV tiene "muy adelantado" el proceso de autorización de la otra oferta sobre Abertis, la de Hotchief, filial alemana de ACS, y ha negado que la CNMV tenga que esperar a que las autoridades europeas de Competencia autoricen estas operaciones para actuar.

Preguntado por cómo va la investigación de las cuentas del Banco Popular, que Albella anunció recientemente en la comisión de investigación del Congreso, se reafirmó en que el supervisor está analizando en qué medida las pérdidas de 12.000 millones de euros presentadas por la entidad en el primer semestre de 2017 son imputables a ese período o corresponden a años anteriores.

También defendió su "radical abstención" en todo lo relativo a la fusión de Siemens y Gamesa, una operación en la que Albella actuó como asesor cuando trabajaba en un despacho de abogados.

Sobre las salidas a bolsa previstas para este año, tras la reciente de Metrovacesa, aseguró que se nota "animación" en el mercado, por lo que esperan que haya "bastante actividad" en este sentido.

Preguntado por el funcionamiento del buzón que el supervisor pone a disposición de los particulares para denunciar irregularidades de forma anónima, explicó que desde enero han recibido entre 15 y 20 comunicaciones, la última ayer, sobre la emisión de obligaciones no registradas que al parecer se han colocado entre inversores minoristas.

"Estamos muy satisfechos con el funcionamiento de este buzón", dijo Albella, que añadió que por el momento no tienen previsto remunerar estos "chivatazos", como sí se hace en algunos países europeos.

El presidente de la CNMV también ha explicado que el supervisor ha moderado su intensidad a la hora de intentar atraer a España a empresas que huyan del "brexit" y ha explicado que se nota en el mercado que los nervios que había al principio se han sosegado, entre otras cosas por que ahora se habla de un período de transición amplio para la salida británica de la Unión Europea (UE).

También ha influido la situación en Cataluña, ha explicado, que ha contribuido a introducir una cierta inestabilidad en la imagen que proyecta España.

Entre las iniciativas contenidas en el nuevo plan de actuación, Albella explicó que este año la CNMV empezará a publicar sus criterios en materia de operaciones de adquisición (opas) y salidas a bolsa de empresas cotizadas y analizará el funcionamiento de las comisiones de nombramientos y retribuciones de dichas sociedades.

El Plan de Actividades para 2018 incluye un total de 50 actuaciones que el supervisor se ha marcado para este ejercicio, entre ellas, y en un lugar muy destacado, el fomento de las nuevas tecnologías y la atención especial a los riesgos que suponen.

Entre las tareas que se ha fijado el supervisor para 2018 también destacan el análisis de las aplicaciones de las nuevas tecnologías como el "blockchain", base de las criptomonedas (monedas virtuales), así como la publicación de los criterios de supervisión sobre la comercialización de criptomonedas e ICOS.

También se analizará la forma en que se aplican las nuevas normativas sobre instrumentos financieros (NIF 9) y sobre los ingresos ordinarios procedentes de contratos con clientes.