Diario Vasco

Valencia, 14 feb (EFE).- El centro tecnológico Ainia y el Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva) están trabajando en el diseño y desarrollo de alimentos funcionales a partir de la ginesteína, una sustancia vegetal obtenida de la soja con propiedades que podrían prevenir la enfermedad de Alzheimer.

Según un comunicado de Ainia, existen evidencias epidemiológicas que muestran que la incidencia de esta enfermedad en la población es menor en países que incluyen en su dieta diaria dosis elevadas de genisteína, una sustancia química de origen vegetal presente en plantas como la soja, el kudzu, el lúpulo o el trébol rojo.

Por ello, ambos centros están investigando el diseño de un alimento de ingesta diaria, de fácil masticación (para hacerlo accesible a la población de más edad), con la concentración de genisteína suficiente como para observar un efecto preventivo y que pueda venderse en supermercados o tiendas de alimentación.

Según los datos del Centro Nacional de Epidemiología, actualmente existen alrededor de 400.000 personas que padecen Alzheimer en España.

Según Ainia, la tendencia al envejecimiento de la población hace prever que esta incidencia aumente exponencialmente en el futuro, por lo que la prevención y el tratamiento de esta enfermedad es "de gran importancia".

La investigación tiene como objetivo diseñar alimentos con alto contenido en genisteína, con potencial efecto preventivo de la enfermedad del Alzheimer y sin efectos secundarios conocidos.

En este proyecto trabajan conjuntamente el Centro tecnológico agroalimentario Ainia y el Instituto de Investigación sanitaria (Incliva), en el marco de la II Convocatoria de ayudas para actividades preparatorias de proyectos coordinados por la Red de Institutos Tecnológicos (Redit).

El Incliva aporta su experiencia en la investigación de la enfermedad de Alzheimer así como los efectos de la genisteína en su prevención, y Ainia contribuye con su experiencia en el desarrollo y eficacia de productos basados en principios activos.

Con el fin de aproximar la investigación básica a la industria, el proyecto está abierto a la participación empresarial para desarrollar tanto el ingrediente funcional (genisteína) como el alimento con alto contenido en dicho principio activo.