Diario Vasco

Berlín, 14 feb (EFE).- El Gobierno alemán reclamó hoy de nuevo la liberación del periodista germano-turco Deniz Yücel, que cumple 365 días encarcelado en Turquía sin que pese sobre él una acusación formal.

"El Gobierno alemán sigue trabajando para que él y el resto de ciudadanos que están encarcelados en Turquía por razones incomprensibles sean liberados", manifestó en un mensaje en Twitter el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert.

Yücel, corresponsal del diario alemán "Die Welt", fue detenido justo hace un año acusado de "propaganda terrorista" a favor del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) y de la cofradía islamista de Fethullah Gülen, que, según el Gobierno turco, urdió el fallido golpe de Estado de julio de 2016.

Su caso, y el de otros alemanes detenidos por su presunta vinculación con ese golpe, ha enturbiado las relaciones entre Ankara y Berlín, que exige su liberación al considerar que están encarcelados por motivos políticos.

El ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, reconoce que el encarcelamiento de Yücel es "uno de los mayores escollos en las relaciones bilaterales".

Según explicó en un comunicado, en los últimos días y semanas ha abordado en caso del corresponsal en numerosos contactos y encuentros con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, a quien ha pedido que se acelere el proceso judicial confiando en que un tribunal "independiente" adopte pronto una resolución "positiva".

"Nos esforzamos también, una y otra vez y con insistencia, por los otros alemanes encarcelados en prisión por motivos políticos", manifestó anoche Gabriel en otro comunicado, recordando que algunos de los encarcelados ya sido puestos en libertad y han podido salir de Turquía.

El pasado 6 de enero recibió a Gavusoglu en Alemania y ambos abogaron por aparcar las diferencias y relanzar los contactos políticos y económicos, a pesar de reconocer la falta de acuerdo en distintos asuntos.

Como ejemplo de la apuesta por rebajar tensiones bilaterales, Gabriel destacó el regreso a Alemania en noviembre de un activista de derechos humanos que había sido detenido en Turquía y la liberación de la periodista germano-turca Mesale Tolu tras meses de encarcelamiento en Estambul acusada de pertenecer a una organización terrorista.

La canciller, Angela Merkel, se ha implicado personalmente en el caso de Yücel, por cuya liberación se han movilizado todos los medios de comunicación alemanes y centenares de artistas e intelectuales.