Diario Vasco

México, 14 feb (EFECOM).- El grupo financiero BBVA Bancomer señaló hoy que un menor crecimiento económico, la subida de la tasa de interés y el alza de la inflación ha llevado a una moderación del crecimiento en el crédito y la captación bancaria, una tendencia que continuará este primer semestre.

"En 2017 hubo una moderación en ritmo del crecimiento tanto del crédito como en la captación bancaria por la desaceleración en la actividad económica y del poder adquisitivo", dijo el economista jefe de la institución, Carlos Serrano.

El BBVA Bancomer destaca que si bien el crecimiento del crédito siguió en positivo, fue más moderado en los segmentos de empresas, consumo y viviendas.

Así, la cartera de crédito vigente aumentó un 6,4 %. Un buen dato, pero muy inferior al 12,6 % de incremento interanual que registró un año antes. De hecho, esta tasa de crecimiento es la menor desde el 2013.

No obstante, pese a que el alza en los tipos de interés no repercutió directamente en una mayor coste de los créditos al consumo, sí hubo una disminución sustancial en este rubro fruto de la inflación y de una caída de salarios reales, del 1,2 % en promedio.

La inflación en México en 2017 fue del 6,77 %, registrando su nivel más elevado desde el 2000 y provocando una caída del poder adquisitivo sustancial.

La captación bancaria también marcó un retroceso, tanto a vista como a plazo.

En 2017, el crecimiento real de captación tradicional fue del 5,6 %, frente al 9,5 % de un año antes, que se explica "por la moderación que hubo en la actividad económica" y por el menor ingreso en hogares que llevó a menores recursos "que canalizar al sistema financiero", detalló el economista de la filial del español BBVA.

Positivamente, Serrano destacó que el índice de morosidad se mostró estable -en torno al 2,5 %- a lo largo del año, pese a la incertidumbre existente, lo que prueba la "calidad de la cartera".

El analista también afirmó que las posibilidades de ruptura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son menores al 20 % y ello se debe a dos cambios importantes por parte de Estados Unidos.

El primer cambio, explicó, fue la aprobación de la reforma fiscal, porque tras solucionar esta prioridad, empresas y a miembros del Partido Republicano se expresan ahora más abiertamente en favor del acuerdo comercial.

Y el segundo punto fue la ruptura de la administración de Donald Trump con la extrema derecha, lo que ha llevado el Gobierno a tener una postura algo más moderada.

Pese a ello, BBVA Bancomer analizó los impactos en el sistema financiero de un eventual fin del TLCAN, que entró en vigor el 1994.