Diario Vasco

Rabat, 14 feb (EFE).- Un total de 26 asociaciones marroquíes firmaron un escrito difundido hoy en el que reclamaron al Gobierno del país "liberar inmediatamente" a todos los activistas detenidos preventivamente o encarcelados con sentencia firme por su participación en las protestas de la región norteña del Rif.

Las agrupaciones firmantes denunciaron la "dureza" de los veredictos emitidos contra los condenados, con penas de hasta 20 años de prisión, y acusaron al Estado marroquí de haber emprendido "una campaña de detenciones sin precedente contra niños y menores de edad".

Según estas asociaciones, once menores rifeños están en libertad condicional mientras esperan una sentencia judicial, doce permanecen detenidos de forma preventiva y un número no precisado de ellos han sido condenados a prisión.

También afirmaron que ya son más de 450 las personas encarceladas, detenidas o perseguidas por la Justicia marroquí "por sus vínculos con las protestas".

Por otro lado, los firmantes lamentaron que los presos rifeños estén dispersados entre unas veinte cárceles marroquíes, lo que dificulta que sean visitados por sus familias.

Además, criticaron la "situación deteriorada" de los prisioneros, que frecuentemente recurren a huelgas de hambre para "reivindicar sus derechos".

Respecto a los miembros del Hirak, el movimiento popular que lideró las protestas rifeñas, que actualmente están siendo procesados en un macrojuicio en Casablanca (entre ellos el líder, Naser Zefzafi), las asociaciones alertaron de que aquellos se enfrentan a "graves acusaciones" que pueden acabar con largas condenas de cárcel o, incluso, "con la pena de muerte".

El texto concluye con un llamamiento a "hacer frente a este retroceso en el ámbito de los derechos humanos, que amenaza los logros del pueblo marroquí, que supusieron muchos sacrificios durante los 'años de plomo'", el período represivo más duro del reinado de Hasán II.

Algunas de las asociaciones más prominentes entre las que firmaron el manifiesto son la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, la Asociación de Colegios de Abogados de Marruecos o la sección marroquí de Amnistía Internacional.

Las protestas sociales del Rif estallaron en octubre de 2016 tras la muerte de un vendedor de pescado aplastado dentro de un camión de basura en el que las autoridades habían vertido su mercancía confiscada.