Diario Vasco

Bruselas, 14 feb (EFE).- El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, advirtió hoy a los Gobiernos de los Estados miembros que deben aportar más del actual 1,0 % que dedican de su PIB a las cuentas comunitarias para poder encarar a partir de 2020 los retos futuros y la ausencia de la aportación británica.

"El 1,0 % del PIB no será suficiente para cerrar el círculo. Con un 1,0 % habrá que tomar difíciles decisiones entre agricultura, política de cohesión, etc.", dijo Oettinger, que trasladó su demanda a los líderes para discusión en la próxima cumbre informal del 23 de febrero.

El comisario alemán apremió a los líderes europeos a comprometerse a discutir y aprobar el nuevo marco plurianual 2020-2027 con tiempo suficiente para que no ocurra como en el último tramo, el que debía empezar a estar en vigor en 2013 y que estuvo más de un año inactivo por los retrasos en los pagos.

"Los años 2014 y 2015 fueron un período perdido" en términos de planificación presupuestaria, "todo era incertidumbre" en la planificación política", recordó Oettinger.

Oettinger señaló que "trabajan" para elevar a cerca del 1,2 % la contribución del PIB al presupuesto europeo para poder planificar las políticas comunitarias de valor añadido en distintos sectores, políticas que detalla en una comunicación que presentará formalmente el próximo 2 de mayo.

"Hace falta financiación para mantener la competitividad en Europa (...), cuanto antes se tomen las decisiones, mejor", dijo el comisario, que con uno de sus ejemplos quiso apelar directamente a algunos países con nuevos Gobiernos de tintes euroescépticos, como Austria.

"Si tenemos otra oleada de refugiados que lleguen sin control, y esto puede ser previsible, llegarán a Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia y otros países de Europa central y del norte de Europa. Necesitamos tener partidas presupuestarias y recursos para ello", manifestó.

Oettinger se refirió asimismo a la importancia de la financiación europea "suficiente" para otros retos futuros a partir de 2020, como la lucha antiterrorista, el refuerzo de la defensa europea o las carencias en la hucha de la UE que implicará la salida de Reino Unido, que, recordó, "significará una laguna estructural de 15.000 millones" de euros.

"La solicitud que lanzamos a los jefes de Estado y de Gobierno es: permítannos trabajar con flexibilidad. Si todo el mundo fija su posición maximizándola y no se presenta con una posición contraria, entonces no hay ninguna solución y no podremos actuar frente a Erdogan, Putin y Trump", añadió en alusión a los líderes turco, ruso y estadounidense.