Diario Vasco

Pontevedra, 13 feb (EFE).- El entrenador del Condes de Albarei Teucro, Quique Domínguez, dijo hoy que no se fía de la crisis de resultados del Helvetia Anaitasuna en la Liga y que espera un choque "muy difícil" ante un rival que llegará a Pontevedra "avisado del gran partido" que jugó su equipo en Guadalajara.

"Es cierto que está haciendo una temporada irregular, en la que durante los primeros partidos consiguió remontar con aparente facilidad varios encuentros que llegó a perder por cinco o seis goles, pero vendrá con ganas de hacer valer la gran plantilla que tiene", ha avisado el preparador gallego en rueda de prensa.

El conjunto navarro todavía no ha ganado en la segunda vuelta del campeonato liguero, con lo que alarga así la mala dinámica con la que finalizó 2017, como demuestra el dato de que únicamente ha sumado cuatro puntos de los últimos dieciocho en juego.

"En Asobal están inmersos en una racha muy negativa pero vienen de hacer un gran partido en Copa EHF -al ganar al Lugi sueco-", ha recordado Domínguez, para quien su rival tiene una plantilla "con un enorme potencial".

"Una de sus principales virtudes -destacó- es la solidez defensiva, que sumada a sus porteros de garantías, los hace ser muy duros atrás. A partir de ahí, son un equipo con un contraataque muy peligroso e incluso tras gol son capaces de hacer su gol muy rápido. Además, en ataque tiene grandes lanzadores como Nantes, Agirrezabalaga, Ceretta o Filipe Mota".