Diario Vasco

Roma, 13 feb (EFE).- La entrega de ayuda humanitaria se puede realizar por otros puertos del Yemen sin depender tanto del de Al Hudaida, en el territorio controlado por los rebeldes hutíes, dijo hoy en Roma el ministro yemení de Agricultura, Ozman Mayali.

El representante del Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi señaló a Efe que Al Hudaida, ubicado en el oeste del país y de importancia estratégica para la importación de alimentos y la asistencia humanitaria, "no es el único puerto que tiene el Yemen" pues existen otros por los que puede pasar la ayuda.

"Pedimos a la comunidad internacional que entienda que parte de esa ayuda está siendo usada por las milicias golpistas y sus aliados para tomar ventaja" en vez de entregarla a los más vulnerables, dijo Mayali tras entrevistarse con el director general de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, en Roma.

El ministro aseguró que el puerto marítimo de Al Hudaida sigue funcionando bajo la supervisión de Naciones Unidas, mientras que otros están preparados para recibir las ayudas como los puertos de Adén (sur) y próximamente el de Mareb (oeste).

Una portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU confirmó a Efe que hasta el momento todos los puertos yemeníes siguen abiertos y que el de Al Hudaida está recibiendo barcos.

La coalición árabe, liderada por Arabia Saudí y que apoya militarmente la lucha contra los hutíes, anunció en diciembre pasado la apertura temporal de Al Hudaida a la ayuda humanitaria después de haber bloqueado un mes antes los puertos en respuesta al lanzamiento de un misil balístico por parte de los hutíes que fue interceptado cerca de Riad.

En enero, Arabia Saudí se comprometió a aportar mil millones de dólares en ayuda humanitaria para el Yemen y Emiratos, otros 500 millones, fondos que serán canalizados por las agencias de la ONU, organismo que ha pedido 2.950 millones de dólares para ayudar a ese país en guerra en 2018.

La alianza árabe-suní anunció entonces la creación de distintos corredores seguros desde seis puntos fronterizos con Arabia Saudí para introducir la asistencia humanitaria.

Tras el encuentro en Roma, Mayali agradeció la ayuda de la FAO y pidió que aumente sus esfuerzos con otras organizaciones de Naciones Unidas para el desarrollo agrícola, que tiene tanto beneficios económicos como a nivel general pues "la seguridad alimentaria es una parte de la seguridad política".

La paralización de la actividad por el conflicto ha ocasionado, según el ministro, pérdidas de hasta 10.000 millones de dólares.

Se estima que alrededor de 17,8 millones de personas, el 61 % de la población yemení, sufre hambre ante la destrucción de sus medios de vida y su incapacidad para comprar alimentos.

Un tercio de los distritos yemeníes se enfrentan al riesgo de padecer hambruna, según la FAO, que busca asistir este año a 5,7 millones de personas para restaurar los medios de producción agrícola y ganadera, y mejorar el acceso a los alimentos.

El Yemen está en guerra desde finales de 2014 cuando los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, tomaron Saná y otras provincias del noroeste, en un conflicto que se recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe a favor de las fuerzas leales a Mansur Hadi.