Diario Vasco

Asunción, 13 feb (EFE).- La Unión del Fútbol del Interior (UFI), encargada del balompié regional paraguayo, excluyó este martes de los torneos y provisionalmente al club Rubio Ñu de la ciudad de Luque tras el escándalo de supuestos abusos sexuales que envuelven a un jugador y al presidente, que es investigado por la Justicia.

El caso se destapó la semana pasada tras la publicación de unas fotos íntimas del jugador Bernardo Caballero y del presidente del Rubio Ñu de la Liga Luqueña de Fútbol, Antonio González, quienes aparentemente mantenían una relación sentimental.

La UFI explicó en su comunicado que se mantendrá la suspensión hasta que "la Justicia paraguaya se pronuncie sobre la causa abierta a través de sentencia firme o hasta que este comité lo crea conveniente".

El ente también aplicó una sanción a Caballero, a quien inhabilitó para "ejercer cualquier clase de actividad relacionada con el fútbol, ya sea administrativa, deportiva o de otra clase", también hasta la decisión judicial o del ente rector del fútbol regional del país suramericano.

La Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) mostró la semana pasada su "honda preocupación" por el caso e instó a la UFI a "impulsar los procedimientos necesarios y suficientes para tomar las medidas correctivas que corresponda".

Además de los sumarios administrativos del mundo del fútbol, el presidente del Rubio Ñu de Luque está siendo investigado por la Fiscalía paraguaya en relación al caso y otros posibles que pudieran haberse dado previamente.

Tras la publicación de las fotos íntimas del jugador y del presidente, este publicó dos videos que se hicieron virales en las redes sociales en los que rompe el contrato de Caballero y amenaza con impedirle la práctica del fútbol.

En uno de ellos, el presidente de Rubio Ñu acusa al representante del jugador de estar detrás de las intenciones del joven de querer abandonar el equipo.