Diario Vasco

Redacción deportes, 13 feb (EFE).- El atleta español Álvaro de Arriba logró una brillante segunda posición en los 800 metros de la reunión en pista cubierta de Lievin (Francia), en una final en la que el salmantino tan sólo se vio superado por el vigente subcampeón mundial, el polaco Adam Kszczot.

Si hace una semana en Madrid De Arriba no pudo seguir el infernal ritmo que el polaco impuso en la última vuelta, en esta ocasión el español disputó hasta el último momento la victoria a un Kszczot, que se alzó con el triunfo con una marca de 1:47.12.

Dos centésimas menos que el tiempo invertido por De Arriba, que tuvo que conformarse con la segunda plaza con un registro de 1:47.14, una marca muy distante de las mejores prestaciones del español, que este año ha sido capaz de correr en 1:45.43.

Un dato que hace albergar muchísimas esperanzas sobre las posibilidades del atleta salmantino, que ya fue bronce en los Europeos en pista cubierta disputados el pasado año en Belgrado, en los Mundiales que se disputarán el próximo mes de marzo en la ciudad inglesa de Birminghan.

Cita en la que todavía no tiene asegurada su presencia el saltador español Pablo Torrijos, que este martes se quedó a 29 centímetros de la mínima -17,05- mundialista, tras concluir la final de triple salto en cuarta posición con un mejor intento de 16,76 metros

Una final en la que se impuso el brasileño Almir dos Santos, que ratificó el excelente momento de forma por el que atraviesa, tras establecer una nueva mejor marca mundial del año con un salto de 17,37 metros.

Tampoco pudieron lograr la mínima mundialista ni Llorenc Sales, que concluyó con un tiempo de 8:02.12 octavo en la final de los 3.000 metros, ni Arian Téllez, que cayó eliminado en las series de los 60 metros con una marca de 6.83 segundos.

Precisamente, en la final de los 3.000 obstáculos el etíope Selemon Berega firmó una de las cuatro mejores marcas mundiales del año que se establecieron este martes en Lievin, tras imponerse con un tiempo de 7:36.64 a su compatriota Muktar Edris, vigente campeón mundial de los 5.000, segundo con un crono de 7:40.69.

No falló tampoco el yibutí Ayanleh Souleiman, que se aupó a la primera plaza de la clasificación mundial del año en los 1.500, tras imponerse este martes con un tiempo de 3:35.39 minutos, en una final en la que el español Saúl Martínez ejerció de liebre.

Por su parte, la etíope Habitam Alemu igualó el mejor registro del curso de los 800 metros que hasta hoy poseía en solitario la británica Laura Muir, tras vencer este martes en Leivin con un tiempo de 1:59.69 minutos.

Menos brillantes fueron los tiempos de las españolas Cristina Lara, que deberá seguir buscando la mínima mundialista en los 60 metros, tras firmar este martes un tiempo de 7.44 segundos en las preliminares.

Una marca que Lara no pudo mejorar en la final, en la que la española concluyó sexta con una marca de 7.52, a más de tres décimas de la ganadora de la prueba, la brasileña Rosangela Santos, que se impuso con un crono de 7.20.

Tampoco pudo lograr la mínima exigida para participar en los Mundiales de Birmingham la también española Solange Pereira, que se quedó lejos del tiempo -4:11.00- exigido, tras concluir octava en la final de los 1.500 con un registro de 4:12.33 minutos.